Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Probabilidades de morir al volante

F. M. / I. C., Un conductor español tiene el doble de probabilidades que un británico de morir al volante de su automóvil, según una estadística comparativa publicada el año pasado por el Centro de Documentación y de Información de Seguros, cuya sede está en París.

En España hubo en 1987 61 muertos en carretera por cada 100.000 vehículos, una cifra que nos coloca en tercer lugar en la Comunidad Europea (CE), después de Grecia (81) y de Portugal, que ostenta el récord comunitario con 108 víctimas mortales anuales. Inmediatamente después de España se sitúa Bélgica (52 muertos), seguida por Francla (48), y en la cola figuran Holanda (28) y el Reino Unido, con tan sólo 27.

Las cifras de heridos en accidentes de tráfico no guardan, sorprendentemente, una estrecha relación con la del número de muertos. En esta otra estadística Bélgica, con 2.133 por cada 100.000 coches, desbanca a Portugal (1.778 heridos) del primer puesto de la clasificación, y a continuación figuran en tercer lugar el Reino Unido (1.572) y Grecia, y la RFA, curiosamente empatados en 1.533. España se sitúa a mitad de camino de los doce, con 1.178 heridos, y Dinamarca cierra la lista (744).

Motoristas

Con tan sólo un muerto por cada 2.800 motos y un herido por cada 63 motos, los motoristas españoles son, en cambio, los que circulan con más seguridad por las calles y carreteras de su país, mientras los franceses son los que más arriesgan su vida. En Francia hay que lamentar una víctima mortal por cada 1.050 motocicletas.

La mortalidad en carretera es, en gran parte, atribuida por los expertos a la antigüedad del vehículo, así como a los mecanismos de seguridad de los que dispone, empezando por los cinturones. Si, con un alto índice de accidentes, Alemania Occidental registra un bajo nivel de muertes en la vía pública, es debido a que sus ciudadanos conducen coches de fabricación reciente y seguros. El parque automovilístico español es, en cambio, uno de los más antiguos de Europa, y la vida media de un coche es en España tres veces más larga que en el resto de la CE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 1989