Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFUNDACIÓN DE A. P.

Hernández Mancha ofrece a Fraga una sucesión tranquila

Antonio Hernández Mancha se despidió ayer de Alianza Popular, que ha presidido durante los dos últimos años, con las mismas palabras que pronunció en el congreso de febrero de 1987: "Don Manuel, usted tranquilo". Así finalizó su parlamento el hombre que ha sido defenestrado por el desembarco de Manuel Fraga en el partido conservador, quien se ha asegurado de que la despedida a su joven antecesor fuera cortés e incluso ligeramente emotiva.Todo el equipo triunfador hizo lo posible por dar la impresión de un correcto adiós y hasta la vista a Antonio Hernández Mancha, quien tan pronto como hizo acto de presencia en el salón de sesiones acudió a saludar a Fraga y le invitó a ocupar la presidencia. Éste le dijo que de ninguna manera, que el presidente,era él. Hora y media después, cuando le tocó hacer uso de la palabra, Hernández Mancha se puso enérgico y proclamó la necesidad de que Fraga ocupara el puesto "que yo ahora mismo resigno", y entonces el jefe del partido conservador hizo caso de la llamada.

El presidente saliente se remontó al VIII congreso, en el que se produjo su elección como presidente en contienda con Miguel Herrero de Miñón, disputa que Antonio Hernández Mancha calificó ayer como "una de las más nobles" que se han dado en los partidos políticos.

El presidente saliente definió a AP como "un partido de clases medias" y aseveró que de ahí han surgido los jóvenes que han renovado enteramente Alianza Popular y han sostenido este partido, "para que cuando esta fuerza política acceda al poder pueda hacerlo sólidamente y sin frágiles coaliciones".

Hernández Mancha aseguró que "la enorme pujanza del partido socialista ha comenzado a tener goteras, y es la hora de que en AP cedan los egoísmos y haya solidaridad, y de que se abandone la práctica de sacar los debates internos del seno del partido". Hizo una defensa de AP como el partido de las libertades y aseguró que él prefiere ver en los periódicos cosas tan falsas como que se le aparece Santa Teresa (en alusión a una información aparecida en un semanario) antes que establecer el más leve asomo de censura sobre la información.

Pronunció también unos pocos lamentos: "hicimos lo que pudimos; no siempre he tenido las asistencias necesarias", y expresó su aceptación del cambio de nombre previsto para Alianza Popular, no sin el sentimiento que produce desprenderse de una denominación "con la que hemos estado dando la cara", pero en el entendimiento de que este cambio de nombre no es una mera operación de atrezzo, sino un auténtico proyecto de futuro".

La información sobre el congreso de AP ha sido aportada por José Antich, Juan G. Ibá ñez y Joaquín Prieto. El reportaje gráfico ha sido realizado por Marisa Flórez, Manolo Escalera y Luis Magán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 1989