Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo líder socialista portugués declara la 'guerra' al Gobierno de Cavaco Silva

Los socialistas portugueses tienen desde ayer un nuevo secretario general, Jorge Sampaio, que declara la guerra al Gobierno socialdemócrata de Aníbal Cavaco Silva y promete llevar a la izquierda y a toda la sociedad portuguesa hacia el cambio.

Las metas inmediatas de Sampaio, que sustituye a Vitor Constancio, serán la más que probable huelga general de febrero, las elecciones europeas y los comicios municipales de diciembre próximo. La victoria de Sampaio, amigo y colaborador de Constancio, sobre Jaime Gama -ex ministro de Mario Soaresen el congreso extraordinario del Partido Socialista (PS) portugués, convocado para sustituir al secretario general dimisionario, ha sido total y aplastante.Sampaio contó con 121 de los miembros de la nueva comisión nacional, contra 58 de Gama. Además, en la votación uninominal para la elección del nuevo secretario general, Gama no tuvo el prometido apoyo de las otras dos corriente minoritarias del PS, los históricos de Manuel Alegre y los seguidores de Joáo Soares, hijo del actual presidente de la República.

En su primera intervención como nuevo líder del PS, en el cierre del congreso, Sampaio dio una muestra del cambio que pretende imponer en el partido. La orientación, la ideología y el programa se mantienen sin alteraciones, pero en el plan político, en vez de hacer el inventario de las culpas y de los errores del Gobierno, se dedicó a demostrar que es posible derrotar a Cavaco Silva a través de la movilización de todas las fuerzas políticas y sociales que se le oponen o que se sienten "perplejas" ante la evolución actual de la sociedad portuguesa.

Llamamiento a la unidad

Sampaio llama en primer lugar a la unidad del partido y advierte que "exige la unanimidad en la oposición al Gobierno". Además, el próximo secretariado nacional -ejecutiva del partido será más pequeño y homogéneo.El nuevo secretario general del PS convoca también a todo el electorado de izquierda, porque "cada voto que no puede ser poder es un voto para Cavaco". La condena del centrismo -es decir, de la alianza con los socialdemócratas defendida por Mario Soares- fue también mucho más explícita. En cambio, desaparecieron del discurso del secretarlo general del PS las ya habituales acusaciones y críticas contra los comunistas.

Para Sampaio, los socialistas portugueses no deben afirmarse a través de la confrontación con las demás fuerzas de izquierda, sino reforzando lo que hay de socialista en el Partido Socialista", sin miedo de ser coherente con los valores y los principios tradicionales de justicia y solidaridad social, de democracia y de libertad, que constituyen su pasado. No hay en el discurso de Sampaio la menor confirmación de la "izquierdización" denunciada por sus adversarios: dijo que el PS respetará el acuerdo de revisión constitucional pactado por Constancio con Cavaco Silva, apoyará las privatizaciones quiere lo más rápidamente posible radios libres y televisiones privadas; quiere, como había prometido Cavaco, "menos Estado, pero mejor Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de enero de 1989

Más información

  • Jorge Sampaio promete un cambio de la izquierda