Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi busca soluciones para la grave crisis del Milán

Transportado por un helicóptero, y luego en un autocar-casa rodante (blindado), Silvio Berlusconi, presidente del Milán, llegó ayer al centro deportivo donde su equipo está buscando la manera de salir de su crisis que lo hundió a 10 puntos del líder en la Liga italiana de fútbol. Como en julio de 1986 cuando presentó al Milán en el estadio Arena de Milán, transportado en cuatro helicópteros, Berlusconi intenta poner fin a la crisis rejinegra, que ya le costó cuatro derrotas en 12 jornadas ligueras.

"Vengo a dar indicacione psicológicas y tácticas para mejorar la situación, ya que es necesario que el Milán sea más prudente" puntualizó el zar de la televisión privada italiana. Pero también Berlusconi reconoció sus errores: "Me equivoqué en algunos fichajes", dijo haciendo velada alusión al holandés Rijkaard.

Berlusconi, en su caravana blindada (con televisor, escritorio, dormitorio y sanitarios, y cuyo costo es de alto más de 45 millones de pesetas), reunió al entrenador, Arrigo Sacchi, al cuerpo técnico y a la directiva en una comida. Antes mantuvo diálogos individuales con los jugadores: el más largo fue con el holandés Van Basten (25 minutos). "En el Milán habrá cambios técnicos, y pienso que Sacchi adoptará una táctica defensiva más prudente", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de enero de 1989