Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TV-3 suprime una escena de 'Crónica negra' en la que aparecía un sacerdote en calzoncillos

La dirección de TV-3 ha obligado al realizador Ricard Reguant a modificar el contenido del capítulo de la serie policiaca Crónica negra titulado Akelarre, según ha podido saber este diario de fuentes de la televisión autonómica. Las principales modificaciones son la introducción de una voz en off que cambia sustancialmente el relato y la supresión de una escena en la que aparece un sacerdote en calzoncillos. La emisión de dicho episodio está prevista para la semana que viene, pero las mismas fuentes han señalado que la dirección de TV3 estudia la posibilidad de emitirlo a la una de la madrugada del sábado, en, lugar de a las 22.55 horas del viernes como es habitual. La serie está basada en 13 historias del novelista Andreu Martín.

Akelarre, según la narración de Andreu Martín, cuenta la historia de un sacerdote que ejerce su apostolado en un pueblo de la costa donde, en su opinión, reina el libertinaje, lo que sólo puede ser atribuido a la acción de Satanás. El sacerdote decide tomar cartas en el asunto y comete una serie de crímenes. En la versión televisiva, la dirección de TV-3 obligó a introducir una voz en off que, como si fuese la del locutor de un noticiario radiofónico, informa que se ha escapado un loco del manicomio. El demente asesina al verdadero sacerdote y suplanta su personalidad, cometiendo los crímenes en nombre de Dios y la moral católica.

El final de la historia también ha sido modificado, puesto que al ser detenido el falso cura se descubre que es un loco, lo que ya figuraba en el guión, aunque noen la narración de Andreu Martín. La dirección de TV-3 ha obligado igualmente a suprimir una escena en la que el sacerdote aparece en calzoncillos junto a su ama de llaves, manteniendo una conversación que termina con los dos rezando de rodillas. Las mismas fuentes han explicado que "el único problema de este episodio es el haber tratado a un cura como si fuese un ingeniero agrónomo o una persona cualquiera, lo que ha sido considerado en la casa como un acto denigrante hacia la figura del sacerdote".

Joan Bas, director del departamento de Dramáticos de TV-3, ha explicado que "no ha habido ningún corte ni censura en Akelarre". Sobre la supresión de la escena del cura en calzoncillos, Bas ha asegurado que se trataba de "una escena gratuita, que notenía nada que ver con la historia y quedaba un poco rara", y justifica su eliminación "por respeto a la comunidad católica, igual que lo haríamos con cualquier otra religión", y por criterios "profesionales". "La decisión se tomó en el departamento", explicó, "una vez visionado lo que se había rodado para el capítulo". "Es una decisión que no ha trascendido más lejos de lo que es puramente el departamento de Dramáticos", ha precisado Bas, que dice desconocer si al final se ha incluido parte de la conflictiva escena.

Por otra parte, la dirección de la televisión autonómica ha expresado también su malestar, aunque no de forma pública, por el hecho de que el capítulo titulado Quipaga, mana, que se emite esta noche, haya sido rodado en blanco y negro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1988