Lord Winchilsea

La voz del Frente Polisario en la Cámara de los Lores

Lord Winchilsea es uno de los tres defensores que la causa saharaui tiene en Westminster. Su interés por lo que considera un "caso flagrante de injusticia" comenzó hace dos años. Desde entonces ha viajado seis veces a los campos de refugiados que el Frente Polisario mantiene en el Tinduf argelino. Junto a sus otros dos camaradas, lord Winchilsea espera volver a repetir la visita el próximo febrero. Esta vez cubrirá el recorrido que separa el desierto saharaui de Londres, por tierra y mar, a la cabeza de un convoy de 15 jeeps vestidos con los colores del arco iris y cargados de ayuda humanitaria.

Lord Winchilsea, nacido en Londres hace 52 años y miembro del Partido Liberal, se entregó de lleno al seguimiento y divulgación entre la opinión pública británica de los avatares del conflicto del Sáhara occidental en 1986, cuando visitó los cuarteles generales y los campos de refugiados del Frente Polisario en Tinduf (Argelia).Por aquel entonces, lord Winchilsea repartía su actividad política entre varios conflictos internacionales, especialmente la situación de la población palestina en los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania. "En Tinduf comprendí que los saharauis necesitaban menos palabras y más hechos", afirma. Desde entonces ha visitado a sus protegidos en todas las estaciones, incluido el verano, que, dice con sorna, "allí es decididamente muy caluroso".

En una ocasión, lord Winchilsea tuvo incluso una experiencia directa con la guerra: "Me hallaba a pocos metros de distancia de los muros marroquíes; estaba siendo testigo, desde un puesto de observación, cuerpo a tierra, de uno de los ataques con que los saharauis suelen arremeter contra este curioso sistema defensivo; de pronto, los marroquíes empezaron a tirar sobre nosotros. ¡Dios mío, espero no repetir la experiencia!".

Junto a Winchilsea, la causa saharaui tiene otras dos voces en la Cámara de los Lores británica: la de la laborista lady Ewart Biggs -cuyo marido, ex embajador en Argel, fue víctima de un atentado del IRA- y la del conservador lord Wise.

Antes de ocupar su silla en la Cámara de los Lores en 1978, Winchilsea recorrió el mundo como fotógrafo free lance de varias revistas de viajes. Tiene una sonrisa juguetona, perfectamente entonada con la simpatía de su corbata con grandes lunares blancos sobre fondo gris. Un toque de travesura acompaña sus palabras mientras explica su contribución al desencadenamiento de la campaña de prensa que obligó al rey Hassan de Marruecos a adelantar su regreso a Rabat durante la visita que realizó a Londres el pasado año. "La verdad, nos lo puso muy fácil; en la casa real todavía no se habían olvidado de la larga hora de espera, al sol y en la calle, con que había brindado la bienvenida a la reina Isabel a Rabat", explica. "Por si fuera poco, en Londres se obstinó de nuevo en faltar a la puntualidad, tan proverbial en nuestro país, con la reina". La Prensa británica no tuvo piedad con el monarca marroquí.

Pero la obra de arte de lord Winchilsea es la preparación de la expedición de los Rainbow Rovers -los vehículos todo terreno del arco iris- a través de Europa con destino al Sáhara, para llevar ayuda humanitaria a los refugiados de los campos de Tinduf. En la operación participarán 15 vehículos que serán donados al Frente Polisario, perfectamente equipados para ser utilizados como ambulancias, clínicas dentales y quirófanos móviles. Los automóviles serán pintados con los colores del arco iris y tendrán como copiloto a una celebridad del mundo del cine, del teatro o de la música británicos.

La expedición comenzará en el mismísimo Westminster. Lord Winchilsea rebosa de satisfacción al afirmar: "Será una aventura muy especial".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS