Casi dos litros de sangre para Hirohito

El emperador de Japón, Hirohito, sufrió ayer una agravación de su estado de salud, con nuevas hemorragias que obligaron al equipo médico a practicarle nuevas transfusiones por un total de 1.800 centímetros cúbicos de sangre durante el día de ayer.Fue en la noche del sábado cuando el veterano emperador, de 87 años, afectado por hemorragias en el duodeno originadas por un posible cáncer pancreático, tuvo fuertes pérdidas durante más de 10 horas. Los médicos calificaron la situación de grave, sin descartar nuevas pérdidas sanguíneas.

El portavoz de la Casa Imperial, Kenji Maeda, informó que las pérdidas por hemorragias -consideradas como las más intensas, desde el 19 de septiembre, cuando Hirohito sufrió la primera crisis- fueron contrarrestadas por las transfusiones.

El emperador ha recibido ya más de 15 litros de sangre, con trasfusiones casi a diario. Por vez primera, el portavoz imperial reconoció ayer que las últimas trasfusiones han comenzado a afectar seriamente las funciones renales del enfermo. También informó de que, pese a las trasfusiones y a una caída de la presión sanguínea, Hirohito había recuperado una presión máxima de 12 y mínima de cinco, con 96 pulsaciones por minuto y 37,2 grados de temperatura.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50