Una quincena de organizaciones sociales pide menos presión fiscal

Una quincena de organizaciones sociales -entre ellas varias asociaciones de ecologistas y diversas coordinadoras, como la de Ciudadanos Agobiados y Cabreados- han presentado en el Congreso de Diputados una petición legislativa que comprende drásticas medidas para bajar la presión fiscal. El elevar la exención del IRPF hasta el millón de pesetas y el suprimir el IVA de distintos productos destacan entre las sugerencias realizadas de cara al debate de los Presupuestos del Estado para 1989, que se inicia mañana en el Pleno del Congreso.La petición legislativa, presentada este fin de semana en la secretaría general de la Cámara y dirigida al presidente de la misma tiene en todos los casos el mismo texto y se realiza en nombre de las Uniones Sociales de Acción Constitucional, Coordinadora Popular de Contribuyentes, Movimiento por la Solidaridad y el Progreso, Club Ciudadano, Asamblea de los Verdes Alternativos, Plataforma Popular de Réplica, Coordinación de Ciudadanos Agobiados y Cabreados, Vanguardia Popular de Inquilinos, Coordinadora de Fincas en Comunidad, Paz y Cooperación, Acción Ecologista Social, Mesa Social de Urbanismo Progresista, Plataforma de Iniciativas Alternativas, Defensa Familiar Urbana, y Coordinadora Ciudadana Independiente.

Puestos de trabajo

Los escritos, que parecen también realizados en la misma máquina, exponen que "asistimos a una fortísima escalada de la presión fiscal, la cual no puede por menos de traducirse en una acentuación de todos los graves problemas socioeconómicos que padecemos y, ante todo, de la carestía de la vida y de las dificultades para el mantenimiento y la creación de puestos de trabajo".Entre las peticiones figura la de poner coto al traslado a los valores catastrales de los efectos de la especulación inmobiliaria, la implantación de una franquicia en el IVA para facturaciones anuales inferiores al millón y medio de pesetas, la supresión de este impuesto en diversos productos (libros, periódicos, revistas, viviendas de alquiler, locales, transmisiones de viviendas sociales), el mantener el tipo 0 por los procedimientos judiciales, subir al menos hasta 25.000 pesetas la deducción general en el IRPF, implantar la declaración separada en el impuesto sobre la renta, para los contribuyentes que lo deseen, elevar al menos a un millón de pesetas el mínimo exento y no sometido a declaración "sin discriminaciones de ningún tipo entre unos y otros ciudadanos", y el devolver al Gobierno el proyecto de ley de Haciendas Locales.

También reclaman medidas para reducir sustancialmente el peso que tienen para los contribuyentes los impuestos fijos como las contribuciones territoriales urbana y rústica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS