Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez Navarro duda que las campañas publicitarias puedan resolver los problemas de la violencia

"Ya me gustaría a mí saber si haciendo una campaña se resuelve el problema de la violencia". Javier Gómez Navarro contestó así a la última pregunta que se le hizo en la comisión de presupuestos del Congreso, donde compareció ayer. Fue al término de una hora en la que el secretario de Estado para el Deporte respondió también a preguntas como el retraso en la construcción de los centros de alto rendimiento, la mejoría en las recaudaciones de las quinielas, aunque ya no se consideren importantes, ni se espere que mejoren mucho más, o la iniciativa de fomentar el asociacionismo deportivo.

Gómez Navarro, que respondió a las preguntas de Coalición Popular, CDS y Democracia Cristiana, dijo sobre la violencia: "Creo que debemos hacer todo lo que podamos, con independencia de que el fruto que se consiga sea el que pretendemos o no. Los fenómenos de la violencia social no se generan en el mundo del deporte, lo cual no quiere decir que se expresen naturalmente en él".Y, a continuación, según la teoría generalizada de los dirigentes deportivos de minimizar en cuanto pueden el problema, y de curarse salud eludiendo rápidamente responsabilidades, añadió: "Yo diría incluso que, en términos genéricos, el mundo del deporte no tiene una violencia excesiva, hay mucha más violencia social en otras áreas de la sociedad. Lo que sucede es que la deportiva tiene un potencia! de peligrosidad mucho mayor por las concentraciones masivas que pueden producir catástrofes como la de Heysel. Pero hasta ahora, gracias a Dios, en España, las violencias que ha habido han sido muy limitadas. Nos gustaría que las medidas tuviesen el efecto que todos deseamos, pero desgraciadamente no está en nuestras manos. La campaña está saliendo bien y creemos que el eco social es importante. Nos hemos sentido muy satisfechos con la decisión del juez de Oviedo de hacer presentarse todos los domingos a la hora del partido en el juzgado y en la comisaría de policía a las personas detenidas por violencia. Son medidas que pueden ayudar a que eso funcione y que no se extienda, pero evidentemente no garantizamos el éxito. No es lo mismo que gestionar un centro de alto rendimiento, en donde la responsabilidad es directamente del gestor. Aquí hacemos lo que podemos".

Gómez Navarro, sin embargo, también reconoció que se ha abandonado el proyecto del centro de alto rendimiento de La Rozas (Madrid), porque es equivocado y que quizá en breve plazo se pueda replantear el de Granada, paralizado por graves problemas urbanísticos. "Hemos recibido hace ocho días una carta del alcalde de Monachil, que debe adoptar la resolución definitiva, diciéndonos que podremos empezar las obras", dijo. El problema de Las Rozas es que está demasiado lejos de Madrid para que los residentes puedan compatibilizar sus estudios. Sucede algo parecido al de Sant Cugat, en Barcelona, con el agravante allí de que en la mayoría de los centros cercanos la enseñanza es en catalán. "Los deportistas de otras regiones españolas se han sentido incómodos y una parte de ellos se han resistido a acudir", señaló.

Financiación

Respecto a la financiación, Gómez Navarro, recordó que al fin se hace algo que hace tiempo debería haberse hecho: que el deporte dependa de los Presupuestos Generales del Estado y no de algo tan aleatorio como las quinielas. Pero se alegró también de que este año el juego vaya mejor y que hayan subido las recaudaciones, de 400 a 600 millones semanales. No espera que pasen de los 800 o 900, cuyo 2,5% seguirá yendo a la Liga Profesional.Por último, se refirió al fomento del asociacionismo deportivo juvenil en clubes democráticos, del deporte escolar -pero sin subvenciones a centros privados-, así como del universitario, si las universidades, que son autónomas, adquieren el compromiso de apoyar esas ayudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 1988

Más información

  • El secretario de Estado para el Deporte compareció ante la comisión de presupuestos del Congreso