Una tormenta política agita a los máximos dirigentes del comunismo yugoslavo

Agencias

Una vasta remodelación de los principales dirigentes de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia se producirá la próxima semana en Belrado, según coinciden todos los observadores. Entre tanto, la calma vuelve a la República de Montenegro, que sigue sometida a medidas de excepción.

Las más altas instancias del partido y el Estado se muestran partidarias de llevar a cabo reajustes políticos y cambios de dirigentes, pero siempre "dentro del marco legal de la Constitución y nunca por la presión callejera".El próximo día 17 está prevista una sesión plenaria de la Liga de los Comunistas en la que dejarán sus cargos no menos de un tercio de la dirección y del Comité Central del partido.

El enfrentamiento entre los dirigentes de Serbia y los de Kosovo es total. Los primeros han exigido la expulsión del Comité Central de la Liga de los Comunistas de los tres representantes de la provincia autónoma (enclavada en la república de Serbia) de mayoría étnica albanesa, y el líder serbio, Slobodan Milosevic, declaró que "es normal" que el pueblo se manifieste en la calle contra los nacionalismos y separatismos albaneses "por culpa de la impotencia de las instituciones".

Por otra parte, la calma reinaba ayer en Montenegro, un día después que las autoridades de esta república aceptaran la implantación de medidas urgentes para llevar a cabo gran parte de las reivindicaciones de los manifestantes. Sin embargo, los mismos dirigentes consideran prematuro levantar las medidas de excepción que imperan en esta república desde el pasado domingo. Pese a la disminución de la presión popular, el malestax persiste entre los estudiantes por unas recientes declaraciones de ministro del Interior montenegrino, que rehusó reconocer la brutalidad de la policía contra los manifestantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de octubre de 1988.

Lo más visto en...

Top 50