MOTOCICLISMO

Sito Pons y Joan Garriga disputan hoy en Brasil el título de campeón del mundo de 250cc

Alfonso Sito Pons (Honda) y Joan Garriga (Yamaha) se juegan hoy (ocho de la tarde) el título de campeón del mundo de 250cc en el circuito de Goiana, escenario del Gran Premio de Brasil, última prueba de la temporada. Sito, que lleva ocho años soñando con ser el número uno en la cilindrada de dos y medio, parte con una ventaja de seis puntos sobre su rival. Pero Garriga, un novel que ha puntuado en todos los grandes premios del año, no se conforma con el subcampeonato, porque se siente el piloto más rápido y cotizado de la categoría. El tiempo, un circuito bacheado y la guerra táctica entre Honda y Yamaha serán factores decisivos en este duelo de pilotos españoles, que tanto TVE como TV-3 insisten en que lo ofrecerán en directo.

Tanto Pons como Garriga dicen estar tranquilos. Los dos presumen de una fe ciega en el triunfo. Y ambos se pelearon por salir en mejor posición que el rival. Sito estará en el segundo lugar de la parrilla (1.29.30), mientras que Garriga se colocará en el quinto (1.30.20). Los tiempos de los entrenamiento provocaron un auténtico escándalo. En principio, Pons tenía el quinto mejor registro, pero la organización le dio el segundo de forma inesperada, incluso para su propio equipo -el francés Dominique Sarron (Honda) saldrá el primero.Pons dijo tener problemas en la suspensión de su Honda y Garriga se quejó del mal funcionamiento del cambio de su Yarnaha. Los dos sólo coincidieron en afirmar que la lluvia torrencial caída durante la cuarta tanda de entrenamientos -hacía cuatro meses que no llovía en Brasil- les había impedido obtener un mejor tiempo.

El favorito sigue siendo Pons. Lleva seis puntos de ventaja sobre Garriga y, por tanto, aunque éste gane la prueba, a él le basta con quedar tercero. Garriga necesita que entre él y su adversario se clasifiquen al menos dos pilotos, y así, por ejemplo, sería campeón si gana la carrera y Sito acaba cuarto.La estadística

La estadística de la temporada señala que Pons ha encabezado el campeonato durante 13 de las 14 pruebas disputadas, después de ganar cuatro grandes premios, quedar segundo en otros seis, obtener un cuarto puesto, un quinto y un sexto y abandonar por una caída en otro (Portugal). Garriga ha sido el único piloto de dos y medio que ha puntuado en todas las carreras. Ha ganado tres, ha quedado segundo en otras tres, fue tercero en cuatro, cuarto en una, sexto en dos y décimo en la restante. Garriga ocupó el liderato, con nueve puntos de ventaja, después del Gran Premio de Holanda, cuando aprovechó una caída entre Sito y Sarron.

Otro factor que, en principio, juega en favor de Pons es el equipo, porque el francés Dominique Sarron, el alemán occidental Reinhold Roth, el japonés Masahiro Shimizu, el suizo Jacques Cornu y el español Carles Cardús son, como él, pilotos oficiales de Honda, Y todos tienen órdenes de ayudar a Sito. Yamaha jugará fuerte en favor de Garriga: ha entregado una moto oficial al francés Jean Philippe Ruggia para que corra al lado del piloto español, del venezolano Carlos Lavado y del italiano Luca Cadalora. El circuito se presenta como un escenario neutral, porque al lado de una larga recta que favorece a la potencia de las Honda, se encuentran curvas sinuosas y bacheadas a las que se adapta mejor la Yamaha, con más capacidad de maniobra. El tiempo -ayer llovió durante media hora después de dos días en que la temperatura rozó los 40º- puede ser determinante por la trascendencia que tendrá en la elección de los neumáticos, sobre el comportamiento del motor y en la preparación física de los pilotos.

"Estoy preparado para no fallar", afirma Pons. Garriga responde: "Quiero ser campeón porque me siento el mejor".

Televisión Española (TVE) y Televisión de Cataluña (TV-3) siguen manteniendo su contencioso sobre los derechos de transmisión del Gran Premio de Brasil. Las dos han anunciado que ofrecerán la carrera, aunque TV-3 insiste en que "no sería correcto que TVE la ofreciese". TV-3 prevé conectar a las 18.30 para ofrecer también la carrera de 500cc, cuyo título ya se ha adjudicado Eddie Lawson (EE UU, Yamaha). Entre los espectadores estará el secretario de Estado para el Deporte, Javier Gómez Navarro, acompañado de Jorge Martínez Aspar.

El aspirante

Joan Garriga es, prácticamente, todo lo contrario de Sito. Es osado, agresivo, intuitivo y acrobático. Le encanta correr hasta el límite. Tampoco tiene pelos en la lengua. Habla explosivamente. Trabaja en familia con un equipo de cinco personas, dispone de 100 millones de pesetas menos que Sito y vive en una furgoneta-vivienda de cinco millones.Nacido en Barcelona el 29 de marzo de 1963, Garriga decidió un día dejar su trabajo de administrativo en La Caixa de Pensions y entregarse a las motos. Con 17 años intervino ya en las carreras del criterium con una Bultaco Metralla y en 1984 se adjudicó las 24 Horas de Montjuic. Debutó en el Mundial con la escudería JJ Cobas. Un año después (1986) compitió en la categoría de 500cc con una Cagiva, y la pasada temporada se clasificó undécimo en el campeonato de 250cc, igualado a puntos con Carlos Lavado. Yamaha le concedió esta temporada una moto oficial a regañadientes -los únicos pilotos debían ser Lavado y Cadalora-, pero Garriga ha acabado por convertirse en el número uno de la firma.

Enamorado de Paul McCartney y del fallecido Giles Villeneuve, Garriga aspira a quitarle el título a Sito.

El favorito

Lo ha dicho el propio Joan Garriga: "Sito necesita el título más que yo". Alfonso Sito Pons, nacido el 9 de noviembre de 1960 en Barcelona, lleva ocho años soñando con ser campeón, desde que corrió su primera carrera del Mundial con una Siroki-Rotax en 1981, en que al final ocupó el puesto 21. Ha sido segundo [1986], tercero [1987] y cuarto [1984] y, por tanto, ya sólo le sirve quedar primero.Para ello, el también representante de los pilotos que participan en el campeonato del mundo cuenta con más ventajas que inconvenientes. Tiene una moto valorada en 48 millones de pesetas, dispone de un equipo de nueve personas -al margen de dos secretarias y relaciones públicas y un cocinero- y está financiado con otros 200 millones. Pons es, además, uno de los pilotos más cerebrales del circuito. Mide las curvas y estudia los movimientos del rival con la misma delicadeza con la que cuida sus palabras. Tiene la imagen de ser un hombre que piensa hasta en el último detalle y el aspecto de una persona a quien nunca le ha faltado nada. "Soy de la clase media alta", asegura, "pero que he tenido que trabajar de albañil para poder ir a una carrera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 1988.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50