Televisión Española emite en directo el concierto de Prince desde Dortmund

El espectáculo es uno de los más impresionantes que pueden verse

Prince actuará esta noche en Dortmund, en la República Federal de Alemania, en un concierto retransmitido en directo por TVE-2. Será la única oportunidad para el aficionado español de ver el espectáculo Lovesexy 88, que el artista de Minneapolis ha presentado este año en gira por todo el mundo. La británica Granada Televisión, la RAI italiana y TVE comparten los derechos de emisión de este acontecimiento, que supera el concepto asumido en los últimos 25 años de concierto rockero, de recital neolitúrgico entre una masa agradecida y sus ídolos.

La figura de Prince Ray Nelson comenzó a ser familiar a los oídos y ojos españoles a finales de 1984 gracias al éxito de la película Lluvia púrpura (Purple rain) y de su álbum homónimo. Este cantante de raza negra, ambigua estética y de origen italiano por parte de madre, acompañado de su banda Revolution, ya se mostraba entonces inaccesible para cualquier medio de comunicación y partidario de utilizar cualquier otra vía publicitaria existente, desde el rumor enigmático al videoclip, desde el silencio absoluto sobre su intimidad a la transmisión eurovisiva de su exhibición.El pasado año fue la polémica Madonna quien aprovechó el éxito de su recorrido triunfal por Europa y al final del mismo se dejó televisar desde Milán. La fórmula le sirvió para vender algún disco más, sobre todo en nuestro país. Esta vez, Prince, tras rechazar las fechas ofrecidas para que actuara primero en un gran concierto y luego, esta misma semana, en una discoteca madrileña, permitirá que miles de seguidores puedan grabar su imagen en acción, rodeado de sus ocho músicos, tan inquietos en escena como él mismo desea y manda.

Muestra excepcional

Lovesexy 88 es una muestra excepcional de diseño y efectos coordinados con los movimientos continuos de todos los artistas, un multiespectáculo donde nunca se pierde el ritmo imprescindible que mantiene en todo momento la atención del espectador y la sorpresa no deja de causar admiración.Prince, polifacético, aparece danzarín infatigable, vocalista y músico todo terreno y cuerpo sexuado y sensual, venerado por los gestos de sus compañeros, sobre todo de su última chica de anatomía escultural provocadora, bautizada Cat, que suple y supera a las antecesoras Vanity, Apollonia o Wendy y Lisa. Y Sheila E., hija del percusionista cubano Pete Escovedo, sigue siendo su chica rítmica, una de las mejores baterías actuales.

Las luces se apagan, los músicos acceden al escenario en la oscuridad, el sintetizador propaga su sinfonía y sus timbales programados y un coche blanco de los cincuenta irrumpe con el destello de sus faros y el rugido del motor, rodea el gran escenario de decorados, situado en el centro de la pista, se para y el protagonista de la velada sale con postura ególatra. Luego, se cruzará con sus chicas, bajará a sus entrepiernas, se estirará rabioso y se desvestirá en una cama surgida por arte de magia, encestará en la canasta cual globetrotter, se cambiará de ropajes excitadores, punteará su guitarra reencarnando a Jimmy Hendrix y a sí mismo, se imaginará Mozart y repartirá sus mensajes y besos de amor entre el auditorio. Y todo con un banda sonora propia del primer músico pop del siglo XXI. canciones como Little red corvette, Purple rain o Glam slam pueden asombrar al más escéptico. La televisión es el precio.

Prince en concierto se emite hoy, a las 21.15, por TVE-2.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción