Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudiantes radicales surcoreanos inician una ofensiva contra los JJ OO

AGENCIAS / EL PAIS Varios centenares de estudiantes radicales surcoreanos se manifestaron ayer frente al hotel Shilla, en Seúl, donde se encuentran alojados los máximos dirigentes del Comité Olímpico Internacional (COI), y entre ellos, su presidente, Juan Antonio Samaranch. Los manifestantes protestaban por la ausencia de Corea del Norte y, al mismo tiempo, anunciaban el fin de la tregua que con motivo de los Juegos Olímpicos habían declarado todos los partidos políticos y asociaciones de estudiantes de Corea del Sur.

La manifestación de ayer, que fue duramente reprimida por la policía, significa el fin de la tregua que habían pactado tácitamente hace dos semanas estudiantes y gobierno, tras los graves enfrentamientos con las fuerzas de orden público los pasados 10 de junio y 15 de agosto. Las principales asociaciones de estudiantes se comprometieron con el gobierno a no realizar manifestaciones durante los Juegos y se crearon unas zonas de paz que comprendían las proximidades de los estadios y alojamientos de los miembros de las familias olímpicas.Pese a este acuerdo, los estudiantes más radicales se manifestaron ayer acusando, con gritos y pancartas, al gobierno del presidente Roh Tae-Woo y a los Estados Unidos de ser los causantes de que sus "hermanos norcoreanos" no asistan a los Juegos. La policía se lanzó contra los estudiantes cuando intentaban dirigirse hacia el hotel Shilla, donde está alojado Samaranch y el resto de dirigentes del COI.Asimismo, un portavoz de los estudiantes más moderados, anunció que, tras los Juegos, se reanudaría la ofensiva antigubernamental: "Reanudaremos nuestra lucha cuando la euforia eolímpica haya acabado, y provocaremos grandes acciones en noviembre para hacer caer a Roh y a toda su banda antes de final de año".

Amenaza de bomba

Mientras Samaranch se entrevistaba con el presidente de Corea del Sur, Roh Tae-Woo, al que invitió a estar presente en Barcelona 92, en el stand de KAL, las aerolíneas surcoreanas, en el aeropuerto De Gaulle de París, se recibía una amenaza de bomba que resultó falsa. En Moscú, las autoridades soviéticas anunciaban que, durante los Juegos, los aviones comerciales surcoreanos podrían sobrevolar el espacio aéreo de la URSS. En 1983, un avión surcoreano, con 269 personas a bordo, fue derribado por un caza soviético al penetrar en el espacio aéreo de la URSS. Ayer también se supo que 91 periodistas soviéticos iban a cubrir la información de los Juegos Olímpicos.

Finalmente, Estados Unidos ha enviado el portaaviones Midway al Mar de Japón, cerca de la península coreana, donde permanecerá durante todos los Juegos Olímpicos. Según fuentes oficiales, el Midway estará acompañado por 10 buques más de la Armada.

Por otro lado, los extranjeros que trabajan como voluntarios en la organización de los Juegos Olímpicos han criticado el trato que reciben del Comité Olímpico Surcoreano. Las críticas provienen de un grupo de 310 personas, de los 27.000 voluntarios, que, pese a haber nacido en Corea del Sur, han viajado desde sus residencias en el extranjero para colaborar en la organización. "Nadie nos dice lo que tenemos que hacer", dijo un portavoz de los voluntarios críticos, "y cada día tenemos grandes problemas para conseguir, incluso, tener acceso a las' instalaciones olímpicas".

Expedición española

Ayer por la mañana, en un vuelo charter, partió hacia Seúl el grueso de la expedición española, formada por 280 personas, entre. deportistas, oficiales del Comité Olímpico, médicos, entrenadores y miembros de los medios de comunicación. Los deportistas pertenecen a 15 de las especialidades: atletismo, boxeo, ciclismo, esgrima, gimnasia, halterofilia, hípica, hocke sobre hierba, lucha, natación, pentatlón moderno, piragúismo, remo, tiro olímpico y taekwondo. El Testo de los expedicionarios partirá la próxima semana hacia la capital surcoreana.

Todos los deportistas que ayer viajaron a Seúl pasaron previamente un control antidoping que, según fuentes del Consejo Superior de Deportes, resultó negativo en todos los casos. Si se descubriese un control positivo, el deportista no participaría en los Juegos, y la federación correspondiente debería sancionarle. La medida es obligatoria, por primera vez, para todos los deportistas españoles que viajen a Seúl.

El. ministro de Educación y Ciencia, Javier Solana, despidió a la expedición española, y animó a los deportistas a cumplir lo mejor posible. Solana viajará a Seúl la próxima semana para asistir, junto a la reina Sofía y al príncipe Felipe, a la ceremonia de inauguración de los Juegos, que se celebrará el día 17.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 1988

Más información

  • El grueso de la expedición española partió ayer hacia Seúl