Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CDS 'copiará' la estrategia de desgaste que aplicaron los socialistas en la oposición

El CDS establecerá a partir de septiembre una estrategia política similar a la que siguió el PSOE en la oposición, ofreciendo a la sociedad "propuestas sectoriales, que tan buenos resultados le dio". según informaron dirigentes del partido centrista. Este fue un acuerdo aprobado en la última reunión del comité nacional del partido, junto al de implantarse en el mayor número de municipios posibles antes de las próximas elecciones. El CDS descarta la presentación de mociones de censura generalizadas, aunque no oculta que en muchos ayuntamientos se están esgrimiendo como "amenaza".

Dirigentes del CDS que pertenecieron a UCD recuerdan la "eficaz, pero terrible", labor que el PSOE hizo en la oposición, para llegar a la conclusión, alcanzada en la última reunión del comité nacional del partido,- celebrada en julio y presidida por Adolfo Suárez, de que deben imitar algunas de las prácticas de los socialistas.Entre estas prácticas estaba la de rebatir cada proyecto del Gobierno o en ocasiones adelantarse, no sólo en el Parlamento, sino en la calle, a través de una amplia difusión de sus propuestas. Especialistas del PSOE en sanidad, educación, justicia, transportes o cualquier materia elaboraban de forma monográfica alternativas a la política gubernamental en esos campos. "Los famosos cuadernillos sectoriales del PSOE eran auténticos mazazos para UCD, aunque luego se ha visto que sus innovadoras propuestas no tenían mucho que ver con la realidad", según dirigentes del CDS.

El partido centrista considera que sus posiciones de política general y, sobre todo, en materia de libertades han tenido una buena acogida, pero creen necesario que la sociedad conozca sus propuestas en las materias que preocupan cada día. A dos años de las elecciones legislativas, el Gobierno se va a esforzar en mejorar la calidad de vida, parcela sobre la que el CDS incidirá con sus propias soluciones. El objetivo es "afinar y desarrollar políticas sectoriales".

La presentación de mociones de censura en ayuntamientos y comunidades autónomas donde los centristas tienen representación, y que presentadas en unión con la derecha podrían desalojar a los socialistas que gobiernan en minoría, se ha descartado como "estrategia general". Preguntado a este respecto el secretario general del partido, José Ramón Caso, dijo: "Mantenemos la posición de que gobierne el grupo que haya obtenido más representación, por lo que una moción de censura sólo la presentaríamos en casos palmarios de desgobierno absoluto".

Esperar a 1991

No obstante, fuentes de la dirección del CDS reconocen que no están interesados en gobernar ayuntamientos y comunidades autónomas cuando sólo ha pasado un año de esas elecciones, sino que prefieren que el PSOE "se vaya quemando poco a poco en el Gobierno" y esperar a 1991. Estas fuentes recuerdan que en pequeños ayuntamientos esta situación no es controlable; de ahí que proliferen, aunque sin apenas repercusión, las mociones de censura recíprocas.Órdenes tajantes firmadas por Adolfo Suárez, con apelaciones a la obligada disciplina de partido, para que se respetara el resultado de las urnas, impidieron que el pasado año, tras las elecciones municipales y autonómicas, el CDS no se hiciera con muchos gobiernos en pacto con otras fuerzas políticas.

Pasado el tiempo, la moción de censura al Gobierno de la nación puede darse por descartada en principio, porque necesitaría el apoyo del Grupo Popular, y eso echaría por tierra las tesis de Suárez de ir en solitario y no tener relaciones con la derecha. En cuanto a ayuntamientos y comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, donde el PSOE tiene mayoría relativa, puede darse por descartada la moción de censura, aunque en el CDS se reconoce que "la amenaza" de su posible presentación es una baza que utilizan y utilizarán convenientemente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 1988

Más información

  • El partido centrista esgrimirá la amenaza de las mociones de censura