Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza 'Juegos sin fronteras', un programa concurso entre países europeos

Mañana, lunes, y una vez finalizado El precio justo, comienza su emisión Juegos sin fronteras, una variedad de programa concurso que atrajo vasta audiencia en la Europa de los sesenta y los setenta y que retorna ahora en una nueva versión, en la que TVE participa por primera vez, junto a las televisiones de Italia (RAI), Francia (Antenne 2), Portugal (RTP) y Bélgica (RTB).

Equipos de diferentes ciudades del Viejo Continente, a los que se les exige el requisito previo de una excelente forma fisIca, se enfrentan en una contienda de fines fundamentalmente lúdicos, ambientada en grandiosos decorados y con fantástico vestuario.La televisión pública italiana, RAI, da la salida al concurso con el programa grabado en Missino-Adriátíco, donde compite por parte española el equipo representante de la ciudad asturiana de Gijón. La RAI, cuyo programa Campanile sera, emitido a principios de los sesenta, suele citarse como auténtica promotora de la reedición del concurso pancuropeo. Éste pone mayor énfasis en el ingenio y humor de los juegos sobre la aparatosidad de decorados y vestuario, que lastraron un tanto la versión original. En cuanto a los costes, que también influyeron en la cancelación, en 1982, del concurso, la RAI propuso que cada país participante grabara en una misma ciudad (como si fuera en directo) dos de los programas, aunque con decorados diferentes.

En total son nueve los programas de la serie, en la que España -con dos prograrnas, realizados por Rafael Galán y presentados por Carmen Otero, Ignacio Salas y Guillermo Summers- interviene en cuarto y octavo lugar. Cada programa integra 12 juegos, en los que participan los equipos (seis hombres y seis mujeres) representantes de los cinco países, que son puntuados de cero a cinco. Para esta primera participación española, Antonio Sanabria montó unos grandiosos decorados en Villaviciosa de Odón, donde se levantó una reproducción del puerilo de Sevilla del siglo XVIII, incluida una carabela.

La anterior edición de Juegos sinfronteras, que estuvo en antena entre 1965 y 1982, fue el producto del reciclaje a nivel europeo de un programa concurso francés, Intervilles, que comenzó a emitirse en 1963 y que se basaba en pruebas de resistencia y destreza físicas. La rivalidad entre provincias resultó un gancho excelente para fidelizar a la audiencia del concurso. La idea de extender la participación en el programa a otros países salió, al parecer, del mismisimo general De Gaulle. La BBC británica prefirió montar su propia versión de Intervilles: It's a knock-out. Sin embargo, y tras el escaso éxito de su programa, la BBC decidió en 1967 unirse al proyecto continental. A esas alturas, en Jeux sans frontieres estaba participando ya la mayoría de las televisiones europeas.

La popularidad de Juegos sin fronteras originó imitaciones en las televisiones de otros países. Juegos sin fronteras finalizó en 1982 por sus enormes costes, y renació, en 1987, como It's a royal knock-out.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 1988