Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gena Corea

Una mujer en contra de las 'madres-máquina'

"En la actualidad, las mujeres podemos concebir un hijo, pero en el futuro podemos convertimos en una simple máquina reproductiva a través de manipulaciones tecnológicas". Con esta advertencia, la periodista norteamericana Gena Corea denuncia lo que considera "peligros de las técnicas de reproducción asistida". Mientras el Parlamento español debate sobre esta misma cuestión, varias organizaciones feministas se pronuncian contra la fecundación in vitro (FIV), "pero no desde la perspectiva patriarcal del Vaticano", previene Gena Corea, "sino en defensa de la propia mujer antes que del embrión".

En 1985, Gena Corea publicó el libro The mother machine (La madre-máquina), escrito tras cinco años de investigaciones sobre la fecundación asistida Según reconoce, "cuanto más he leído sobre los experimentos de tecnología reproductiva que se llevan a cabo con animales más identificada me siento con ellos". La observación en una granja de las transferencias de embriones en las vacas la indujo a dejar de comer carne.Gena Corea, de 41 años, ha trabajado en varios diarios y revistas de Massachusetts. En la actualidad participa en actos contra la FIV en toda Europa como el celebrado el pasado lunes en Madrid para analizar las repercusiones del proyecto de ley español, organizado por el Movimiento Feminista de Madrid.

Su interés periodístico por "la medicina aplicada a las mujeres" -título de otro de sus libros- la condujo a investigar sobre las denominadas "tecnologías reproductoras", que, a su juicio, no deben considerarse como un tratamiento médico en sí mismo, sino como una forma de experimentación con el cuerpo de la mujer.

"En todo caso", asegura, "los médicos-tecnócratas no tienen en cuenta el dolor que sienten las mujeres". En su opinión, los médicos no se preguntan por qué las mujeres son estériles, ni reparan en la experimentación realizada en los últimos tiempos con ellas, mediante técnicas de contracepción.

Por otro lado, la periodista norteamericana critica que de los cientos de programas de fertilización en marcha en todo el mundo, tan sólo se reconocen unos 5.000 casos de "embarazo con éxito". Lo que da pie a pensar, según Gena Corea, en la inutilidad de los tratamientos de reproducción asistida, a la vista del elevado número de fracasos.

Sin embargo, la postura feminista contra la FIV se distingue de la de la Iglesia católica en que ésta "no concibe la maternidad al margen de la familia". "Para nosotras", añade Gena Corea, "los escasos aspectos positivos de la FIV -los que reafirman la independencia de la mujer- son precisamente los rechazados por el Vaticano".

Gena Corea permanece soltera y no tiene hijos. En contraste con su apariencia de tímida profesora de high school, cuando se le pregunta sobre su posible maternidad responde de manera tajante: "No creo que conocer mi estado reproductivo sea algo relevante".

En coincidencia con las predicciones de Aldous Huxley en Un mundo feliz, Gena Corea inquiere: "¿Qué ocurrirá con las mujeres que vengan después de nosotras?". Por ello reclama un cambio en la concepción de la mujer como madre, y propone que "las mujeres sigan teniendo hijos como de costumbre, no a través de manipulaciones tecnológicas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de junio de 1988