Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Ronald Ferguson,

padre de la duquesa de York, se ha salvado por un solo voto de la expulsión de la Asociación de Polo de Hurlingham en una reunión de la dirección celebrada a raíz de que determinada Prensa británica le señalara como uno de los clientes habituales de un salón de masajes de dudosa reputación. El mayor Ferguson, entrenador de polo del príncipe Carlos de Inglaterra, rechazó tales acusaciones y afirmó que la falta de fondos le impide llevar ante los tribunales a los periódicos responsables. Aunque la permanencia de Ronald Ferguson fue decidida por siete votos contra seis, parece poco probable que sea reelegido para la dirección de la asociación en las elecciones que se celebrarán el próximo mes de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988