Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Gurruchaga: "La verdad es que soy capaz de hacer burradas mucho mayores"

Hoy se emite el último programa de 'Viaje con nosotros', el espacio de mayor impacto de la temporada

Viaje con nosotros se despide esta noche de la programación de Televisión Española tras una veintena de emisiones en las que el escándalo y el éxito han estado presentes de forma continuada. Javier Gurruchaga piensa dedicarse durante los próximos meses a continuar con su carrera musical. El verano lo tiene repleto de actuaciones contratadas, y piensa en editar un nuevo disco para noviembre. De momento se ha marchado a México a actuar en televisión. Allí han llegado los ecos de su estruendoso paso por TVE, y la Prensa mexicana no ha dudado en anunciar: "Escandaloso showman visita México".

Viaje con nosotros se ha convertido en el primer gran éxito de la etapa de Pilar Miró al frente de la dirección general de RTVE. Su popularidad no es sólo computable por el número de espectadores que cada martes se ha reunido frente al televisor, sino, especialmente, por el impacto que algunas de las emisiones ha causado en la audiencia.Javier Gurruchaga ha conseguido, a los 30 años de edad, colocar su nombre entre los destacados de la historia televisiva de nuestro país. Su principal mérito ha sido el de introducir en Televisión Española un estilo tan antiguo como inutilizado hasta ahora: el escándalo. El propio Gurruchaga se muestra aún sorprendido del éxito de Viaje con nosotros: "Yo pensaba que el programa no iba a tener tanta repercusión como al final ha tenido".

La clave del 'boom'

Pese a todo, una vez transcurridos casi 20 programas, el nuevo showman televisivo sigue sin entender bien cuál ha sido la clave del boom del programa. "Cuando pensaba que algo iba a generar una gran polémica nacional, resulta que no pasaba nada. Y viceversa. Cuando hicimos la parodia de Boadella, nunca creímos que pudiera montarse semejante lío. Por el contrario, cuando decidimos pasar las lactantes imágenes de los pechos de la estanquera de Amarcord estábamos convencidos de que se iba a escandalizar media España, y, al final, no pasó nada". La conclusión más curiosa, a juicio de Gurruchaga, es que "los números montados con clara intención provocativa fueron los que menos repercusión tuvieron". De todas formas, para este "sátiro profesional" -como él mismo se define-, todas estas situaciones "son insignificantes en comparación con las cosas que realizaba en los comienzos de mi carrera en la radio. En la radio he llegado a tirarme pedos, a follar y a blasfemar. Sin embargo, la televisión me ha hecho contenerme en muchas ocasiones. La verdad es que soy capaz de hacer burradas mucho mayores".Como balance, Gurruchaga recuerda los ocho kilos que ha engordado, "pese a haber dormido una media de cuatro horas diarias desde que se empezó el programa". La explicación está en el "considerable abuso en el consumo desmedido de pasteles rellenos y tartas de queso". Además hay que añadir algunas repercusiones directas de los contenidos emitidos en Viaje con nosotros. El ejemplo más claro es el descenso en el número de galas contratadas por la Orquesta Mondragón en Cataluña tras el escándalo Boadella. A cambio, la popularidad obtenida por Gurruchaga le ha permitido subir la cotización de sus actuaciones en público, por las que este año ha subido su retribución hasta los tres millones de pesetas.

El éxito multitudinario de Viaje con nosotros no cambia los planes de Gurruchaga con vistas al futuro: "Quiero seguir trabajando como hasta ahora. El éxito no me sorprende, porque tengo mucha confianza en mí mismo. Eso no quiere decir que no sepa que me puedo dar una hostia bien gorda. Ya me la di cuando hice la película Bésame, tonta, y no quiero que me vuelva a ocurrir. Llevo 18 de mis 30 años trabajando en esto y ya sé de qué va".

Volver a televisión

Javíer Gurruchaga parece convencido de volver a TVE dentro de unos meses. Por ahora, se piensa dedicar a desarrollar su carrera musical con la Mondragón. Tras las galas del verano, se meterá de nuevo en el estudio para grabar su elepé. Después, se planteará volver a Televisión Española, "aunque con algo más tranquilo y con un equipo que esté más integrado en la idea. En Viaje... ha habido un grupo básico que se ha ilusionado con el proyecto y ha ayudado en todo, pero también ha habido mucha gente que ha pasado de todo".Para volver cuenta ya con el apoyo de Pilar Miró, "sin cuya colaboración no se habría podido hacer la mayor parte de las historias". Para Gurruchaga, los peores momentos del programa se vivieron por "el miedo de algunos directivos de TVE a dar la caña que Pilar Miró me pedía que diéramos".

Respecto de la audiencia, la popularidad del espacio se ha debido a que "se ha sacudido a casi todo el mundo, salvo al Ejército y a la Corona, a los que todavía no se puede tocar en TVE". Gurruchaga recuerda cómo, "cuando se emitió lo de Els Joglars, mucha gente clamaba venganza, y la obtuvieron con lo del enano. Así, todos contentos. Un sátiro no debe casarse nunca con nadie".

De momento, el "sátiro" se ha ido a México. En España deja el agridulce sabor del escándalo en el paladar de los telespectadores; en su casa, la ballena hinchable y el disfraz de indio que le ha regalado su equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988