Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos agentes, expulsados del juicio del 'caso el Nani' por llevar armas durante la vista

Dos policías fueron expulsados en la tarde de ayer de la sala donde se celebra el juicio por el caso el Nani, tras ser advertida su presencia por el letrado Manuel Tuero, quien señaló al tribunal que ambos agentes estaban grabando el desarrollo de la vista oral. "Estos policías van armados y las únicas personas en la sala que pueden estar con armas son los integrantes de la Guardia Civil que custodian a los detenidos", añadió Tuero, defensor de los inspectores Victoriano Gutiérrez Lobo y José María Pérez Gutiérrez.Tras ser advertida su presencia, el presidente del tribunal, Salvador Domínguez, ordenó la expulsión e identificación de ambos agentes. Sorprendentemente, la Guardia Civil procedió primero a pedir la documentación y a retirar las cámaras fotográficas a dos periodistas que retrataron a dichos policías. Finalmente, las cámaras fueron devueltas a los fotógrafos. Tuero señaló a los periodistas que le consta que los dos expulsados "son sicarios de Pepín García", refiriéndose a que son policías adscritos a la brigada anticorrupción, dirigida por el subcomisario José García.

Fuentes judiciales señalaron que ambos agentes se presentaron a la puerta del tribunal como "escoltas de Emilio Ballesteros", el comisario que fue jefe de la brigada que detuvo el 12 de noviembre de 1983 a Santiago Corella. Estas fuentes añadieron que la identificación hecha por la Guardia Civil reveló que los policías expulsados eran Gonzalo Gómez y Nicasio Sánchez.

Por otro lado, el inspector Francisco Aguilar González, uno de los siete procesados por la desaparición de Santiago Corella, afirmó ayer ante el tribunal que "el término RIP no significa nada", refiriéndose a la inscripción que aparecía junto al nombre de Corella en el libro de calabozos de las dependencias policiales de la Puerta del Sol de Madrid. "Son tres letras del alfabeto español, nada más", agregó. "En ningún caso, lo tengo por nada oficial", dijo el inspector. La inscripción RIP es una de las pruebas en que se basan la acusación y el fiscal para negar la supuesta fuga de Corella.

Tras terminar la declaración de Aguilar, fue interrogado el inspector José María Pérez Gutiérrez. Éste calificó de "lesiones normales" las que sufrió Ángel Manzano, amigo de el Nani, tras la "detención muy violenta" de la que fue objeto. Manzano, a quien se le aplicó la ley antiterrorista, hubo de ser internado en un centro hospitalario a los pocos días de su detención. Finalmente, prestaron declaración ayer ante el tribunal del caso los también inspectores procesados Felipe Pindado Berruezo y Gonzalo Álvarez Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 1988