Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ningún hombre de De Benedetti ha entrado en el Consejo de Administración de la SGB

El nuevo Consejo de Administración de la Société Générale de Belgique, elegido ayer por la junta de accionistas, está compuesto por seis de los antiguos miembros y otros seis consejeros allegados a Suez, empezando por su propio presidente, Renaud de la Genière. El hecho de que no haya sido elegida ninguna de las tres personas propuestas por De Benedetti entre las que se incluía el tiburón italiano ha sido considerado como una auténtica declaración de guerra.

Los colaboradores del raider italiano amenazan con recurrir la elección del nuevo consejo de administración de la SGB ante el Tribunal de Comercio bruselense a causa de supuestas irregularidades en su procedimiento.Previamente a la elección, una cerrada ovación acogió ayer la entrada del tiburón Carlo de Benedetti en la tienda de campaña dónde se celebró la primera junta general de accionistas de la SGB, el mayor holding belga, desde que el magnate italiano intentó adueñársela. Pero a pesar de los aplausos, el presidente de la multinacional Olivetti ha fracasado, por ahora, en sus esfuerzos por controlar la SGB.

Los rivales de Carlo de Benedetti, reagrupados en torno a la Compañía Financiera de Suez (francesa) y los Seguros Generales belgas, son mayoritarios con más del 50,7% frente al 48,7% de De Benedetti.

En los 800 metros cuadrados de esa sala de juntas excepcional, 1.156 accionistas, la mayoría propietarios de un puñado de títulos, se agolpaban para asistir a la espectacular batalla que culminaba la mayor OPA (oferta pública de acciones) lanzada en Europa y una buena parte de la asamblea compuesta de ciudadanos belgas era, paradojicamente, favorable al raider italiano.

Asamblea tensa

"Vengo a dar las gracias a De Benedetti porque me ha hecho ganar dinero", explicaba ante las cámaras de televisión un anciano que, como otros muchos accionistas, había vendido el grueso de sus títulos conservando tan sólo unos pocos para poder asistir a la Junta. Una señora hacía incluso cola con un ramo de flores destinado al ingeniere italiano.Ante una asamblea simpatizante con sus tesis pero tensa, De Benedetti pronunció una alocución de tan sólo 13 minutos en la que advirtió que "nadie puede ignorar que pronto o tarde, mis asociados y yo mismo desempeñaremos el gran papel que nos incumbe ( ... ) Mi compromiso con esta sociedad es definitivo y contra mí y mis socios nada es posible".

"No se puede negociar con alguien que, a pesar de ser minoritario, exige para sí mismo ser el protagonista", replicó ante la prensa el "número dos" de la SGB, el vizconde belga Etienne Davignon, explicando así el papel que, según él, pretende realmente jugar el condottiere italiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 1988

Más información

  • Los colaboradores del 'tiburón' italiano amenazan con recurrir la elección