Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo entre Carlo de Benedetti y André Leysen para dirigir la Société Générale de Belgique

El inversor italiano Carlo de Benedetti y el presidente del grupo Gevaert, André Leysen, llegaron ayer a un acuerdo para gestionar la Société Générale de Belgique (SGB) poco después de que se anunciara por parte de la Comisión Bancaria de Bélgica la decisión de autorizar la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) formulada por el grupo Cerus, controlado por Benedetti, para adquirir el 15% de la SGB. A su vez, esta decisión se produjo después de que el Tribunal de Comercio suspendiera la ampliación de capital planteada por la dirección del "holding" belga para neutralizar la OPA.

Inmediatamente después de hacerse pública la decisión de la Comisión Bancaria belga de autorizar la OPA del grupo Cerus sobre la Société Générale de Belgique, un portavoz de Cerus anunció que Carlo de Benedetti y André Leysen, presidente del grupo Gevaert, habían llegado a un acuerdo total, incluidas las cuestiones relativas "al poder de decisión y de gestión sobre la Société Générale", según informa Efe. Benedetti había calificado en Roma de "victoria moral" la decisión de la comisión bancaria belga.Desde que, hace tres semanas, el inversor italiano anunció que poseía más de un 18% del capital del holding, la Prensa belga y la francesa aseguran que ha seguido adquiriendo títulos (algunos días las transacciones dentro y fuera de la bolsa ascendieron a seis millones de acciones), hasta el punto de lograr controlar, con sus aliados Stern, galo, y First Boston-Credit Bank, norteamericano, un 30% del accionariado de la codiciada SGB.

De ahí que Alain Minc, lugarteniente francés del condottiero italiano, atribuyese el pasado fin de semana escasa importancia a la pendiente aprobación por la Comisión Bancaria Belga de la OPA formulada por Benedetti, que estaba dispuesto a comprar a 13.000 pesetas una acción que la última auditoría evaluaba en 8.800 pesetas y que ahora cotiza por encima de las 14.000 pesetas.

Pero su rival André Leysen, tampoco permaneció inactivo durante las últimas tres semanas comprando también títulos dentro y fuera de la bolsa y reagrupando compañías de seguros y cerveceras belgas para poder anunciar el pasado fin de semana que contaba con el respaldo del 27,5% del capital de la Société Générale de Belgique.

Igualdad

Leysen y Benedetti se encuentran, por tanto, en pie de igualdad, al controlar, respectivamente, entre un 25% y un 30% del capital, mientras un tercer grupo dirigido por la Compañía Financiera de Suez, de nacionalidad francesa, posee entre un 10% y un 15% de las acciones de la SGB, adquiridas, según declaraciones del presidente de Olivetti, mediante "transacciones nocturnas" que ya ha denunciado ante la justicia belga.

La dirección del holding hubiese deseado, sin duda, que Leysen y Suez se asociasen para hacerse con el poder en la SGB e imponer una gestión similar a la actual y que Benedetti juzga de antemano "inadecuada", pero el financiero belga parece más bien inclinarse por su rival italiano, al que mantiene cortésmente informado de cada uno de los pasos que da.

Leysen, que se define como "un industrial provisionalmente perdido en el mundo de las finanzas", no parecía estar excesivamente interesado en hacerse cargo de la administración del holding, y si en el consejo de administración aspira a ocupar tantos o más sillones que su rival italiano, podría permitirle, en cambio, dominar el comité ejecutivo e imponer así un estilo de gestión que ha cosechado éxitos en otros ámbitos. La fórmula permitirá a la SGB, que controla un tercio de la economía de Bélgica, seguir siendo formalmente un holding mayoritariamente belga, aunque con una gestión modernizada ítalofrancesa.

Leysen, vencedor

El diario bruselense Le Soir no dudaba ayer, en su edición vespertina, en vaticinar que el acuerdo que la concretase "tendrá lugar en las próximas horas".

Más aún que a Benedetti, Le Soir consideraba a Leysen como el gran vencedor de la partida "porque se ha apoderado del primer holding del país a mejor precio que lanzando su propia OPA", y además le va a dar "un nuevo rostro moderno, representativo de los componentes regionales de Bélgica y sobre todo orientado hacia la Europa del futuro".

El precio de la oferta de compra de las acciones se eleva a 4.500 francos belgas para cada una de las partes de reserva que confieran derecho al cobro de dividendo para el ejercicio de 1987. Los títulos que comenzaron a generar derechos a partir del 1 de enero del año pasado se pagaran a 3.900 francos belgas.

La operación de compra se realizará entre los días 15 de febrero y 4 de marzo próximos, fechas propuestas por el grupo Cerus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de febrero de 1988

Más información

  • La Comisión Bancaria belga autorizó la OPA del inversor italiano para adquirir el 15% del 'holding' belga