AJEDREZ

Presiones sobre la organización para que Tal se vaya de Sevilla

El Comité Organizador del Mundial que disputan Kasparov y Karpov ha sido repetidamente presionado los últimos días con relación a la estancía en Sevilla del soviético Mijail Tal, ex campeón del mundo. "Primero se intentó que no viniera y ahora se ha acelerado su vuelta a Moscú", declaró ayer Rafael Cid, vicepresidente de dicho organismo. Según los observadores, las pesiones sólo pueden proceder de Karpov, que hoy jugará con blancas la decimonovena partida contra el campeón. Ambos están empatados a 9 puntos.Tal se convirtió en campeón del mundo en 1960, a los 23 años, tras vencer a Mijail Botvinik por 12,5-8,5 puntos y está considerado como uno de los mayores talentos en la historia del ajedrez. Graves problemas de salud influyeron probablemente en que perdiera el encuentro de revancha por 8-13 al año siguiente. Desde entonces se ha mantenido entre los mejores, pero sin fuerza suficiente para competir por el título. Ello no obsta para que siga siendo el favorito de muchos aficionados, debido a su estilo creativo que ha dado lugar a numerosas obras de arte.

Tal fue invitado hace varias semanas por la organización para comentar las partidas. Sus actuaciones han sido muy aplaudidas por el público pero el permiso de estancia ya ha caducado. Cid no quiere citar la fuente de las presiones, pero asegura que a mantenido "más de media docena de conversaciones con miembros de la delegación soviética sobre este tema y hemos enviado cuatro télex a la URSS, pero no han contestado".

Supuesto Instigador

Todos los especialistas apuntan hacia Karpov como instigador del problema. Tal le conoce muy bien porque fue su analista durante 10 años, hasta que las relaciones se enfriaron. Con estos antecedentes, Karpov podría temer que Tal aproveche su estancia en Sevilla para ayudar a Kasparov. Sin embargo el protagonista de la historia -un hombre tranquilo, modesto y poco amigo de problemas fuera del tablero- se desentendió del tema: "Mis relaciones con Karpov son normales. No sé nada de todo eso. Supongo que se trata de un problema burocrático".Karpov dijo: "Al parecer, los observadores saben más que yo de esto. El problema de Mijail es una consecuencia de las normas usuales en mi país, a veces demasiado rígidas. Ellos [el Comité de Deportes de la URSS] tienen un programa: primero viene Tal, después Smyslov y luego la campeona del mundo, Chiburdanidze. Y si un permiso es de siete días, no es de nueve ni de 11. Eso es todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de diciembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50