El Banco de España interviene la Caja Rural de Ciudad Real

El Banco de España decidió ayer suspender al consejo rector y al director general de la Caja Rural de Ciudad Real como consecuencia de las irregularidades detectadas tras una inspección del banco emisor y ante la negativa de los responsables a corregir determinadas actuaciones irregulares que se les había señalado. El Banco de España ha nombrado a cuatro administradores provisionales de la entidad, que gestionarán la actividad diaria de la caja rural. Las pérdidas detectadas por el Banco de España, y aceptadas por los responsables de la entidad, superan los 1.000 millones de pesetas.La intervención de la Caja Rural de Ciudad Real, mediante el procedimiento de suspender al consejo rector y a su director general la tomó el Banco de España pocos días después de que el Banco de Crédito Agrícola le comunicara que, a pesar de su actuación preventiva y los reiterados requerimientos que se habían realizado, no habían producido ningún efecto positivo.

Las divergencias entre el Banco de España y el Banco de Crédito Agrícola surgen a la hora de exponer las motivaciones que han llevado a la suspensión del consejo rector. Para el Banco de Crédito Agrícola, la situación de la Caja Rural de Ciudad Real no ofrece problemas desde el punto de vista económico sino de gestión. Para estas fuentes, el déficit patrimonial -pérdidas- se sitúa en 46 millones de pesetas, mientras que el Banco de España estima, de acuerdo con los propios administradores de la caja rural, que las pérdidas superan con creces los 1.000 millones de pesetas.

Opiniones encontradas

Estas pérdidas se deben a falta de provisiones para insolvencias, concentradas éstas últimas en préstamos a varias cooperativas -en especial, dos-, a minusvalías originadas como consecuencia de la venta de inmuebles, otorgados como garantía de algunos préstamos, y que acabaron en poder de la Caja Rural de Ciudad Real al no hacerse efectivos dichos créditos, y a otras pérdidas que se han ido detectando.Las irregularidades detectadas, según el Banco de Crédito Agrícola, se refieren a una excesiva concentración de riesgos en dos cooperativas agrícolas de forma directa, y a créditos vinculados a éstas de forma indirecta, el excesivo inmovilizado de la entidad y a una relativamente importante depreciación crediticia, una vez que se analizó una cantídad equivalente al 20% del total de créditos concedidos.

El Banco de Crédito Agrícola intentó solucionar mediante su intervención previa los problemas detectados por la inspección del Banco de España pero, a la vista de que sus requerimientos no eran oídos y que no tiene poder para imponer sus tesis, solicitó al Banco de España que interviniera de forma más contundente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50