El fuerte crecimiento del crédito bancario al sector privado se debe a la desaparición de los pagarés de empresa

La aparición de las letras del Tesoro, a principios del verano, y los altos tipos de interés en que se emitieron para lograr una financiación más ortodoxa del déficit público, ha provocado la desaparición del mercado de algunos activos con los que trataban de financiarse las empresas, públicas y privadas. Los pagarés de empresa, de los que hace un año había algo más de un billón de pesetas, apenas si existen en la actualidad. El fuerte crecimiento del crédito al sector privado de la economía que se registra en los datos que maneja el Banco de España, se debe en una parte importante a este fenómeno de trasvase.La fuerte acogida que han tenido entre los inversores privados e institucionales las letras del Tesoro, a unos tipos de interés elevados aunque decrecientes en las últimas subastas, ha provocado problemas de financiación para las grandes y medianas empresas, que se habían acostumbrado en el ejercicio pasado, a obtener una parte de sus recursos ajenos mediante la emisión de pagarés de empresa. La seguridad que ofrece el Tesoro público, junto a la mayor liquidez de estos títulos y su rentabilidad, ha hecho que se conviertan en el activo de moda.

Más información

El nuevo instrumento del Estado ha servido para sustituir la caída de pagarés del Tesoro y, sobre todo, para eliminar el mercado de pagarés de empresa que había surgido y del que se esperaba que tuviera un fuerte desarrollo. Si a ello se une que las empresas que realizaban fuertes emisiones de renta fija, obligaciones de las eléctricas, tampoco lo han hecho en este año, se explica el aumento de las letras y el fuerte incremento de la financiación crediticia concedida por bancos y cajas de ahorro.

En los 10 primeros meses del año, el conjunto de la banca que opera en España ha proporcionado casi 1,1 billones de pesetas en créditos nuevos al sector privado. De ellos, 846.000 millones son en pesetas y el resto en divisas. Las cajas de ahorro han tenido tasas de incremento de su inversión incluso superiores a las registradas por la banca.

Crédito exterior

La recuperación de las operaciones crediticias en divisas, por parte de las grandes empresas, es consecuencia de los altos tipos de interés que ha habido en el mercado interno y que favorecía, teniendo en cuenta incluso las; expectativas de tipos de cambio, endeudarse en el exterior, en lugar de hacerlo en pesetas. Una parte de estos 1,1 billones de pesetas representan nuevos créditos reales concedidos para financiar nuevas inversiones.Pero una parte sustancial corresponde a meras reposiciones de financiación ajena que, el año pasado se obtuvo mediante emisiones de pagarés o de obligaciones y que este año ha tenido que volver hacia la financiación tradicional. De hecho, la única empresa eléctrica que ha salido al mercado de obligaciones, Hidrola, por 30.000 millones de pesetas, con un interés del 13%, más cuatro puntos de comisión para los bancos colocadores, no ha podido cubrir su emisión todavía y se duda que lo haga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50