Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'LA VIEJA MÚSICA'

Amor y exilio, narrados por Mario Camus

Muy dado en los últimos años a la adaptación literaria (Los santos inocentes, La colmena...), fue un satisfacción ver al inventivo Mario Camus volver a la cosecha propia -guión con Joaquín Jordá- con La vieja música, una película, además, de muy interesantes planteamientos: el exilio, el reencuentro con un amor pasado, la relación con una hija, un ciudad -Lugo- y un equipo de baloncesto al que nuestro protagonista se acercará sin saber de la misa la mitad. Un nutrido bloque de temas, como se ve, francamente convincentes que Camus aborda con su habilidad proverbial y con mucha sensibilidad, aunque también, lamentablemente, con ritmo cansino, innecesariamente solemne, y que apaga intermitentemente la bien encendida luz de los personajes.

Evocativa

Éstos están encarnados, eso sí por actores de calidad. El excelente actor argentino Federico Luppi -aquí uruguayo- lucha por conseguir sacar a flote su difícil papel, y a veces lo consigue, y Antonio Resines, Charo López, Assumpt Serria, Agustín González y Paco Rabal le siguen en esta película ex traña, silenciosa y evocativa.La vieja música se emite hoy a las 22.30 por TVE-1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 1987