Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGUNDA SEMANA DE TENSIÓN EN LOS MERCADOS FINANCIEROS

El dólar y el ejemplo de Hong Kong han provocado una nueva caída en la Bolsa de París de casi un 8%

La Bolsa de París vivió ayer un nuevo lunes negro, al caer en casi un 8% el valor medio de sus valores. La tendencia a la baja de la divisa norteamericana, que perdió un 2% respecto al franco, y los efectos de la caída de la Bolsa de Hong Kong han sido los detonantes de la nueva jornada de depresión bursátil, en la que las sociedades recientemente privatizadas han visto de nuevo erosionados sus títulos de una manera importante. La empresa que experimentó mayores pérdidas fue Air Liquide, con un descenso del 10,6%.

Las cotizaciones de varias sociedades fueron suspendidas durante la jornada por falta de compradores. El mercado continuo se había situado por la mañana, unas horas antes de la apertura, en un 6% de pérdida. El mercado de futuros perdió un 1,2 %, y en el mercado de divisas el marco salió reforzado. Desde la pasada primavera, la bolsa francesa ha perdido un 35%, de su valor, aunque en relación a la apertura del año la pérdida es sólo del 20%.Los efectos de la crisis sobre los títulos de las sociedades privatizadas se han convertido en el principal motivo de debate político francés. Saint-Gobain perdió ayer un 8,32%, Compagnie Général d Electricité 8,8%, Havas 4,7%, Paribas 4% y Société Générale 1,8%. El secretario del Partido Socialista, Lionel Jospin, aseguró este pasado fin de semana que en caso de regresar al Gobierno la izquierda, nacionalizará las empresas que sean privatizadas a partir de ahora. Los socialistas han hecho varios llamamientos al Gobierno para que efectúe una pausa en su programa de privatizaciones, en nombre del saneamiento del mercado bursátil, excesivamente inundado de papel en las actuales condiciones de crisis mundial.

El ministro de Ecomonía y Hacienda, Edouard Balladur, aplazó la venta al público del 20% de las acciones del grupo Matra, fabricante de armamento y de equipos electrónicos, pero aseguró que no habría ninguna pausa en su programa. Para reafirmar su posición, Balladur realizó el pasado viernes su convocatoria de ofertas para la compra del núcleo de control de la Union d'Assurances de París (UAP), cuya privatización y venta al público está prevista en principio para el mes de diciembre.

El Ejecutivo asegura que los aplazamientos en las privatizaciones atienden. únicamente a razones técnicas y circunstanciales, achacables a movimientos financieros internacionales, por lo que no se producirá aplazamiento político de su programa.

Los socialistas, sin embargo, saben que los cuatro millones de pequeños accionistas que han comprado acciones de las empresas privatizadas, constituían antes de la crisis una masa electoral decantada hacia el Gobierno, que ahora puede cambiar de orientación si sus intereses se ven afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1987

Más información

  • Las sociedades privatizadas recientemente han sufrido nuevas pérdidas