Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Izquierda Socialista decide acudir al 31º Congreso del PSOE

Izquierda Socialista decidió ayer participar en el 31º Congreso Federal del PSOE, tras una prolongada discusión en la asamblea de medio centenar de representantes, celebrada en locales de UGT. Al término de la reunión, Pablo Castellano resaltó el "compromiso ideológico y político" de mantener a Izquierda Socialista como corriente dentro del PSOE, despejando así las dudas sobre la continuidad del sector, que corría el riesgo de desaparecer.

La asamblea debatió dos criterios diferenciados: asistir al 31º Congreso para seguir trabajando en el partido y procurar mantener cierta incidencia en la opinión pública, o no acudir al Congreso, por considerar insuficientes las garantías de actuación de las minorías.La comisión ejecutiva del partido había dado facilidades para la presencia de Izquierda Socialista. Con este fin, la dirección envió una circular a todas las agrupaciones, en las que se señala que las minorías tendrán derecho al 25% de los delegados, si esa posición es respaldada, al menos, por el 20% de los asistentes a la asamblea en que se efectúe el debate o votación.

Hasta ahora, algunas agrupaciones o federaciones aplicaban el criterio de que ese 20% debía ser sobre el censo total de afiliados en la entidad correspondiente, lo cual sirvió en el pasado para barrer a las minorías. La aclaración realizada ahora por la dirección federal del partido socialista representa un portillo más fácil de traspasar.

Este dato, unido al criterio favorable a la participación de los hombres más destacados de Izquierda Socialista -Pablo Castellano, Carlos López Riaño-, dio como resultado una decisión mayoritaria en favor de que la corriente esté presente en el Congreso. El acuerdo se tomó no sin discusiones, porque la corriente se encuentra en malas condiciones de implantación en casi toda España.

Según informaron miembros de la corriente, en la asamblea no se planteó la eventual autodisolución de la misma.

Carlos López Riaño dijo que en el 31º Congreso del PSOE habría debate político, aunque la corriente Izquierda Socialista hubiera decidido no acudir, "pero en otra dimensión. Ya no sería un debate entre socialdemócratas y socialistas, sino entre socialdemócratas y liberales, por ejemplo".

Para establecer bases políticas sobre las que movilizarse frente a la mayoría, la asamblea acordó elaborar documentos alternativos al oficial. En estos momentos la corriente carece aún de textos definitivos. El documento más avanzado es una propuesta de ponencia política.

Tampoco está claro si, una vez dispongan de ellos, serán distribuidos al conjunto del partido, una de las peticiones planteadas por Izquierda Socialista al secretario de organización del PSOE, Txiki Benegas. La corriente está a la espera de respuesta.

[Mientras, la coordinadora de Izquierda Socialista en Zaragoza, que no fue invitada a la reunión de Madrid, señaló ayer en un comunicado remitido a Efe que "la única decisión que debería debatirse es la autodisolución inmediata de la corriente". El comunicado añade que la situación de la corriente en toda España "es de franca decadencia" y que se ha convertido en una "coartada para aparar al verbalismo estéril de Castellano", a quien acusa de actuar "junto con su élite como una oligarquía cesarista"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de octubre de 1987

Más información

  • La dirección del partido da facilidades