Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Palmas pasó muchos apuros ante el Zaragoza

Costó mucho a la Unión Deportiva Las Palmas sacar adelante este encuentro frente a los maños, a pesar de que prácticamente formaba con su conjunto de gala. Los fallos en defensa, sobre todo, y la poca conjunción de líneas entre el centro del campo, la vanguardia y la retaguardia, dieron como resumen el que el juego del conjunto amarillo fuese embarullado y falto de ideas.Fallaron los locales muchos balones en los pases y de ello se aprovechó el Zaragoza para controlar la situación con tranquilidad durante la primera parte. A los jugadores de Germán les costó mucho quitarse de encima su presión. El gol de Juanito dio alas al cuadro de Luis Costa, pero después quedó sorprendido por el penalti, primero, y por el segundo gol del cuadro local antes de llegarse al descanso, sin tener tiempo de reaccionar.

Pero la segunda mitad fue de amplio dominio del Zaragoza. Los aragoneses se fueron arriba, buscando con afán el empate y, a ser posible, dar la vuelta al marcador. Sin embargo, y a pesar de los muchos y reiterados fallos defensivos amarillos, no lograron perforar de nuevo la meta de Manolo, que estuvo bien en algunas de las ocasiones de gol de que dispuso el conjunto aragonés.

A la Unión Deportiva Las Palmas le hacía mucha falta la victoria, porque ponerse con más negativos en estos momentos de la Liga le hubiese supuesto hundirse en la zona baja de la tabla clasificatoria. Pero en el juego el equipo que dirige Germán apenas si se ha mostrado evolución. Sigue adoleciendo de inexperiencia. La bisoñez de sus jugadores, aun cuando muchos de ellos llevan varias temporadas en el equipo, es notoria y esto desespera a la afición.

El Zaragoza quiso, pero no pudo, y se vio finalmente sin, al menos, uno de los puntos en litigio, que hubiese sido muy importante para sus aspiraciones de estar entre los de arriba y al final ocupar plaza en una competición europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de octubre de 1987