Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un muerto y 24 heridos al chocar un tren de pasajeros y un mercancias cerca de Lérida

Una persona resultó muerta y otras 24 heridas, dos de ellas de gravedad, en un accidente ferroviario ocurrido ayer en las proximidades de la estación de Almacelles, a unos 20 kilómetros de Lérida, cuando un tren de pasajeros y otro de mercancias, que circulaban iban en sentido contrario, chocaron en un tramo de vía única. Fuentes de Renfe manifestaron que el convoy de mercancías tenía todas las señales abiertas, y atribuyeron la responsabilidad, en primera conclusión, a un error humano por del conductor de tren de viajeros, "que rebasó la señal de salida estando ésta en rojo", según el comunicado oficial de la compañía.

El fallecido es el maquinista del tren de viajeros, Bernardo Tejero Ligero, de 44 años de edad, que realizaba el trayecto Lérida-Zaragoza. El cadáver del maquinista, que quedó aprisionado entre los hierros de las dos máquinas, pudo ser rescatado por los bomberos al cabo de seis horas. La coIisión se produjo a las 9.24 horas de ayer, en una curva de la línea férrea Madrid-Barcelona, en e. punto kilométrico 159 de la línea Lérida-Zaragoza, a unos 300 metros de la estación de Almacenes, en la que el tren de viajeros había efectuado una breve parada de un minuto.El convoy que circulaba en sentido contrario, procedente de Zaragoza y con destino Barcelona, era un tren paquete expres de mercancias. El maquinista de e ne tren, Fermín Gila Sanjosé, pudo reaccionar a tiempo y abandonar la cabina, por lo que resultó ileso.

En el tren de pasajeros viajaban 79 personas. Como consecuencia del fuerte choque, 24 viajeros resultaron heridos de diversa consideración. Tras ser atendidos en el servicio de urgencias d H hospital Arnau de Vilanova de Lérida, 17 fueron dados de alta a lo largo de la mañana y 7 quedaron ingresados. El ayudante de tren que viajaba en la cabina del maquinista fallecido fue rescatado con vida, al cabo de tres horas de iniciarse el rescate, con heridas graves.

Los heridos que permanecen ingresados en el hospital lerida Arnau de Vilanova son Rafael Martín Sánchez -el herido más grave, que sufre traumatismo craneo-encefálico-, Javier Bargallo Millán, Luis Rincón Pardo -interventor de Renfe-, José Vistueta Guerra, Mercedes Murilloo Vistueta, Pedro Rodríguez de la Rubia -ayudante del maquinista- y Antonio Pérez Carrillo, agente de tren.

El gobernador civil, Josep Ignasi Urenda, explicó que el accidente pudo resultar más trágico de no ser porque los dos trenes circulaban a poca velocidad. Pese a ello, las dos máquinas quedaron empotradas y una unidad de cada tren descarriló. El tráfico quedó interrumpido durante gran parte del día, siendo restablecido a las 22.30 horas. Los trenes que circulan por esta línea fueron desviados por la de Mora Caspe, según fuentes de Renfe. Algunos desplazamientos se efectuaron en autobús.

Los directivos de Renfe facilitaron su versión de las causas del accidente, a reserva de los datos registrados en la caja negra del convoy de pasajeros, que no había sido encontrada. Los elementos recogidos de la caja negra del tren de mercancías y la avería producida en la aguja número 2 de Almacelles, permitieron avanzar a la dirección de Renfe que se trataba de un error humano del maquinista fallecido. El convoy que éste conducía -siempre según fuentes de Renfe- rebasé la señal de salida cuando se encontraba en rojo.

Por su parte, Alberto Becerra, presidente del comité de empresa de Renfe en Lérida, no quiso pronunciarse sobre las causas del accidente, aunque denunció que la falta de personal en algunas estaciones, entre ellas la de Almacelles, "contribuye a aumentar los factores de riesgo de accidente". Durante los últimos meses el comité ha presentado seis denuncias contra Renfe por incumplimiento de horarios y falta de personal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de septiembre de 1987

Más información

  • EI convoy de viajeros, cuyo conductor falleció, colisionó frontalmente con la otra unidad