Los encierros de Fuenlabrada podrían suspenderse

El pleno extraordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Fuenlabrada con motivo de los graves incidentes ocurridos el pasado día 4 aprobó, con los votos en contra de AP y a favor del PSOE, CDS e IU, una resolución oficial en la que se advierte que "de persistir las actuaciones como las del pasado viernes, esta corporación se verá obligada a suspender los encierros".El pasado viernes, vecinos del Casco Antiguo de la ciudad, después de derribar las vallas que se estaban colocando en el nuevo circuito, las trasladaron y arrojaron ante el Ayuntamiento y el domicilio del alcalde. Mientras, continuaban los gritos e insultos contra la corporación, algunos de cuyos miembros tuvieron que permanecer en las dependencias municipales, sitiados por los manifestantes. Se presentaron denuncias contra al menos 10 personas, identificadas como participantes activos en los incidentes.

En el pleno, al que asistieron más de 100 vecinos contrarios al cambio del circuito, el concejal de Cultura, Manolo Robles, calificó los hechos como "actos antidemocráticos".

La portavoz de Alianza Popular, Pilar Arias, pidió durante su intervención la dimisión del presidente de la Comisión de Festejos, José Luis Sánchez, "por no tener en cuenta la opinión de los vecinos a la hora de cambiar el circuito y por negar todo tipo de información a los representantes de AP".

Mientras que los portavoces del CDS e IU apoyaron las tesis del equipo de gobierno, el aliancista Antonio Hernández Guardia acusó al alcalde de Fuenlabrada de no tener razones lógicas para el cambio del circuito y sí "miedo a las informaciones del diario EL PAÍS y al expediente que el año pasado le abrió el entonces. delegado del Gobierno, José María Rodríguez Colorado". La pasada edición de los encierros; se saldó con dos personas muertas y varias heridas de gravedad.

El alcalde, el socialista José Quintana, acusó a Hernández de defender a "unos niñatos fascistas. No es problema de miedo a la Prensa, mucho menos un problema de expediente; lo que sí es cierto es que la Prensa nos trata desfavorablemente". Por último, José Quintana concluyó su intervención, gritando visiblemente alterado que "el recorrido que se va a cambiar, por qué ante hechos incivilizados no se puede negociar".

Portavoces de los vecilos contrarios al cambio del circijito han manifestado su intención de continuar con las acciones de protesta e incluso de sabotear los encierros, que se iniciarán el día 15, en caso de que se celebren en el nuevo circuito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de septiembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50