El cambio del recorrido de los encierros provoca incidentes en Fuenlabrada

Con desperfectos valorados en un millón de pesetas, la convocatoria de un pleno extraordinario para el próximo lunes y la presentación de al menos 10 denuncias se cerraron los incidentes ocurridos en la noche del viernes por vecinos del casco antiguo de la localidad de Fuenlabrada. Los vecinos mostraron así su desacuerdo por el cambio del recorrido de los dos encierros que se iniciarán a partir del día 15.

Tras la conflictiva situación habida el año pasado durante los encierros, con un saldo de dos muertos, y la posterior reunión de la delegada del Gobierno, Ana Tutor, con los alcaldes madrileños, la corporación de Fuenlabrada trasladó el circuito del casco antiguo a la avenida de la Comunidad, por ofrecer mayores medidas de seguridad. Al conocer este traslado vecinos del Casco Antiguo remitieron una carta de protesta al alcalde, el socialista José Quintana, avalada por dos mil firmas (400 según la versión oficial) en la que le acusaban de atacar la tradición local y manifestaban su rechazo al nuevo recorrido que "les dejaba sin fiestas".El pasado jueves unas 400 personas se manifestaron frente al ayuntamiento y exigieron ser recibidas por el alcalde. Al día siguiente, tras manifestarse por las calles de la localidad, 70 vecinos fueron recibidos por José Quintana.

Insultos y amenazas

El alcalde explicó que el cambio del circuito obedecía a potenciar las medidas de seguridad y al cumplimiento de los acuerdos con la delegada del Gobierno. Estos argumentos, que no fueron convincentes para los vecinos, provocó que la tensión aumentara llegándose a insultos y amenazas.Finalizada la reunión, parte de los manifestantes permanecieron en la puerta del ayuntamiento y el resto acudió a la Avenida de la Comunidad, lugar donde ya estaban instaladas la mitad de las vallas del nuevo circuito y procedieron a su derribo.

Posteriormente, arrojaron algunas vallas ante el Ayuntamiento y el domicilio del alcalde. Mientras, continuaban los gritos e insultos contra la corporación, algunos de cuyos miembros permanecieron en las dependencias municipales hasta las dos y media de la madrugada, sitiados por los manifestantes.

Ayer por la mañana, el alcalde convocó a la junta de portavoces para informarles de los hechos y convocar un pleno extraordinario el próximo lunes, con un único punto en el orden del día: "Propuesta de resolución sobre los encierros de toros". También se informará de las denuncias contra, al menos diez personas, identificadas como participantes activos en los incidentes del pasado viernes.

Portavoces de los vecinos han manifestado su intención de proseguir las acciones, y recuerdan cómo hace unos años fue introducida una vaquilla en el despacho del entonces alcalde Manuel de la Rocha.

El Ayuntamiento ha expresado su temor a que ante la grave situación producida a diez días de las fiestas, la Delegación del Gobierno suspenda los encierros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de septiembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50