EL TOUR

Mottet dejó el liderato a su compañero Gayant

Martial Gayant se alternó en el liderato con Mottet tras fructificar sorprendentemente una larga escapada de 10 corredores, entre quienes figuraba el español Cubino, que salió en persecución de Gayant. Cubino no pudo ganar la etapa y entró en segunda posición, abatido y cansado, quizá porque no acertó con el momento preciso para lanzar su ataque. El pelotón llegó a más de 11 minutos, pero no sin haber vivido una interesante refriega final, una especie de probatura montañosa, con Herrera, Parra, Alcalá y Delgado como protagonistas. Delgado arañó 18 segundos sobre Roche.

Más información

La Prensa especializada francesa ha sancionado ya el Tour como un duelo Mottet-Roche. Así de claro. Y ha olvidado mencionar a, corredores en interesante posición como Delgado o Millar por el mero hecho de que sólo consideran como escalador nato a Herrera. Sin embargo, ha sido un corredor, el francés Bernard, quien se ha encargado de criticar a la Prensa. por su selección de favoritos: "¿Por qué siempre me preguntais por Fignon? A mí quienes me preocupan son Delgado y Millar. ¿Por qué vosotros no os preocupais de ello? ¿Por qué no los mencionais?".Y ayer, Delgado tuvo la oportunidad de lucir en los últimos kilómetros de una etapa que acababa en un puerto de tercera categoría, donde está enclavado Chaumeil. Una localidad de 250 habitantes, el pueblo más pequeño que nunca ha albergado un final de etapa. Jacques Chirac, primer ministro y alcalde de París, nació en un pueblo vecino.

Delgado escapó de un pelotón desganado cuando se dio cuenta de que Herrera y Parra intentaban aprovechar, como quien dice, la primera cuesta del Tour. La refriega, sin embargo, es discutida por algunos directores españoles que sostienen que el español haría mejor en mantenerse agazapado. Una subida como esa, después de una etapa lenta no parece suficiente como para producir desgaste. Ahora bien, parece bastante posible que el resto del pelotón no coincida con la Prensa especializada francesa, como ha sido el caso de Bernard. Por tanto, Delgado no puede engañar a nadie, como tampoco Millar, como nadie se fía aún de que Herrera no haga intentos desesperados en la montaña que puedan romper la carrera y de los que termine beneficiándose un tercero.

Ayer, la etapa, de largo recorrido, fuerte calor y puertos salpicando su trazado, parecía dispuesta para corredores descartados, aquéllos que no hubieran disputado la contrarreloj y que, por tanto, no sufrieran las agujetas de los líderes. Así, la etapa creció en intentos de escapada desde muy temprano, con acciones de españoles como Chozas, Julián Gorospe y Cabestany, aunque ninguna sin éxito.

Echave y Cubino

Pero, en el enésimo salto, se produjo un corte sólido, con una avanzadilla de dos corredores, Gayant y Nevens, a los que siguió un grupo de ocho que se unió a ellos y perseguidos por otros grupo de seis elementos. En el primero iba Cubino; en el segundo Rubén Gorospe. El grupo primero fue aumentando progresivamente su ventaja hasta el final, ante un pelotón con pocos deseos de dar caza a nadie, donde Fignon se lucía trabajando para Mottet y donde las imágenes televisivas premiaron al español Echave, un corredor que está haciendo una carrera más que digna, y que está sosteniendo parte de la imagen del equipo BH, conjunto que, a pesar de las adversidades, ha dado las mejores muestras de combatibidad. Mínguez ha logrado colocar a hombres suyos en escapadas buenas. Y eso tiene su mérito.

Ayer le tocó a Cubino, a quien le esperaba un final propicio en un puerto de tercera. Pero Cubino llegó segundo y alcanzó la meta desmoralizado: "El puerto era más flojo de lo que pensaba y Gayant, además, no había hecho ningún relevo en los últimos kilómetros. Estaba algo fresco y no pude cogerle". Cubino mostró su satisfacción por su recuperación: "Estoy contento porque ahora me noto bien. Ya viene mi terreno y lo intentaré más veces".

Así pues, Gayant, a sus 24 años, con un palmarés en blanco, se encontró líder del Tour arrebatándole dicha condición a su compañero Mottet. Pero Gayant fue sincero: "El mejor favor que podía hacerme Mottet era prestarme por un momento su jersei amarillo, que no defenderé porque lo importante es ayudarle a él". Gayant estuvo a punto de abandonar el ciclismo hace un año tras una intervención quirúrgica.

Y hoy, se celebrará la decimosegunda etapa, con final en Burdeos y tras 228 kilómetros de recorrido; una etapa larga, de trazado más suave que la de ayer y que permitirá, quizá, a otros desesperados, intentar algún triunfo de etapa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50