Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duro golpe económico

Zagreb, en la eterna carrera de ,competencia con Belgrado (aspirante derrotada por Barcelona para los Juegos de 1992, pero que quiere seguir en la carrera olímpica), se agarró a una oportunidad menor, aunque asequible, que es la Universiada. Ha logrado movilizar toda Croacia y buena parte de la federación yugoslava para obtener una infraestructufa digna de su protagonismo económico. Sin embargo, dado el interés limitado del acontecimiento, han fracasado en el intentó de interesar a los grandes de la televisión mundial en adquirir los derechos de retransmisión, y eso ha supuesto un duro golpe económico.En Zagreb están convencidos de que las Universiadas tienen futuro como feria de la cantera juvenil internacional y niegan que sea Mirko Novosel el que les ha inyectado esta fiebre de verano. El espectáculo tiene que ser bueno. Nadie toleraría al ente autónomo croata despilfarrar papel moneda en medio de una inflación del ciento por ciento, con una deuda exterior de 19.000 millones de dólares, cerca de dos billones y medio de pesetas.

De todas formas, para Josip Vrhovec, presidente de esta Un¡versiada, esta bienal universítaria será muy distinta después de Zagreb. "La Universiada no tiene por qué ser considerada como inferior a los Juegos Olímpicos, al no serlo en número de participantes ni en resultados, por mucho que, hasta la fecha, no resulte atractiva comercialmente", dijo Vrhovec. Según este destacado político croata, no se ha conseguido enganchar en la cadena de negocios de las compañías estadounidenses, Upero hemos roto el hielo y los próximos anfitriones recogerán los frutos".

Los yugoslavos se han propuesto no quedar por debajo de los japoneses, que acogieron la Universiada como un acontecimiento más de su movido país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 1987