Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO / GRECIA 87

Los jugadores de la selección se consideran bien pagados

Ningún jugador de la selección española se considera mal pagado; incluso alguno reconoce que, comparativamente, gana más en mes y medio de trabajo con Díaz Miguel que en su club. Antes de llegar al final del camino ya han encontrado una recompensa económica superior a los tres millones por cabeza, por clasificarse entre los cuatro primeros. Nada hay estipulado si España consigue el título.

A pesar de la existencia de un sindicato de jugadores, éste no entra en las negociaciones económicas en la selección. La cifra que percibirán los jugadores en este Europeo se ha obtenido aplicando el índice del coste de la vida de los dos últimos años sobre la base de lo ya ganado en el Europeo 85. Todos, jugadores y directivos, eran conscientes de que lo ingresado en el Mundial, unos cinco millones de pesetas para cada jugador y diez para el seleccionador, había sido una excepción.Se estableció una cifra mínima por participar, superior a los dos millones, y tres millones por quedar entre los ocho primeros, hecho ya conseguido. A partir de ahí, sólo es posible una compensación adicional de 250.000 pesetas por entrar en semifinales, hecho también ya conseguido. Nada especial por el oro, nada por la plata y nada por el bronce. Sí es seguro, en cambio, que recibirán una medalla de oro conmemorativa.

A excepción del Mundial de España, nunca se han establecido cantidades determinadas por los puestos de honor, que le salen así gratis a la Federación Española de Baloncesto. En ese sentido, hay que recordar que por la medalla de plata en los JJ OO de Los Ángeles los jugadores recibieron una cantidad adicional de medio millón de pesetas, costeada por el COE.

Primeros puestos

Nadie sabe explicar a ciencia cierta por qué no se establecen compensaciones directas por determinadas posiciones de honor; parece así que los jugadores traten de amarrar una cantidad fija y sean ellos mismos los primeros en desconfiar que pueden alcanzar mayores logros. Pero permanece, eso sí, el hábito de las medallas de oro, herencia de Raimundo Saporta quien, dicen sus biógrafos, estableció, esta recompensa después de un viaje a China donde vio que a los escolares se les premiaba con medallas por su buen comportamiento.Ahora bien, ¿se consideran los jugadores bien pagados? En su totalidad, dicen que sí. Romay recuerda que "antes se venía a la selección casi gratis, por lo que ahora estamos mucho mejor. Además, no es cuestión de dinero". Margall dice, cáusticamente que prefiere no hablar de cantidades. Solozábal sostiene que es "una contraprestación que, sí está bien pagada", y Jiménez que es justa: "Va en función de lo que generamos". Jugadores nuevos como Zapata, Ferran Martínez Arcega Il y Montero, reciben porcentualmente más dinero en la selección que en su club. Epi prefiere hablar de que no es cuestión de dinero: "Este trabajo en la selección nos quita tiempo de vacaciones, tiempo de tu juventud en vacaciones. De lo que se trata es de si cada uno considera que merece la pena. Para mí, sí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 1987