Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

Moser, sin recuperarse de su caída del lunes, ausente del Giro que se inicia hoy

El Giro de Italia comienza hoy en San Remo, con un prólogo de cuatro kilómetros, que servirá para determinar quién portará la maglia rosa en la primera etapa real, a disputar el viernes en dos sectores. En las víssalida se confirmó la ausencia de Francesco Moser, el más célebre corredor italiano del momento, que tras una caída en un entrenamiento el lunes, no participará. La presencia española, con el Caja Rural, de Marino Lejarreta, y el Zahor, de Juan Fernández, es muy limitada. Pedro Muñoz deberá brillar más en el Fagor, todavía con licencia francesa.

Víctima de traumatismo craneal y de múltiples contusiones, Moser, en la última prueba de ayer, dos horas por la carretera, confirmó que no estaba recuperado de sus dolencias en la muñeca y en la mano izquierda para afrontar la prueba.La 70º edición del Giro de Italia se presenta como un enfrentamiento entre los dos jefes de final del equipo Carrera, el irlandés Stephen Roche y el italiano Roberto Visentini, y sus adversarios. Al comienzo de la prueba, Roche se presenta en condición de favorito. El irlandés a sus 27 años, parece haber alcanzado el momento de madurez. Su reciente victoria en el Tour de Romandia parece prueba de ello, tanto que se le concederá el papel de jefe de su equipo, por delante de Visentini, vencedor del último Giro. Roche aún no ha ganado ninguna gran prueba por etapas, pero es un corredor que muestra tanta capacidad en las contra reloj como en las etapas montañosas, los dos secretos en los que generalmente se resuelve el Giro.

Contra reloj

En una carrera habitualmente muy disputada, las etapas contra reloj -tres, con un total de 86 kilómetros- representan las citas esenciales. Más que los sprinters, por mucho que éstos sean favorecidos por las bonificaciones -20 segundos al ganador de una etapa-, y más que los escaladores, que dominarán en las últimas etapas, en los Dolomitas, pero que sufren a menudo problemas en las etapas llanas, son sobre todo los corredores completos los que pueden esperar la victoria en el Giro.La prueba terminará el sábado 13 de junio, con la vigésimo segunda etapa, contra reloj individual de 32 kilómetros.En las anteriores se habrán subido los temibles Dolomitas. La cima Coppi, el paso Pordoi, techo de la carrera, de 2.239 metros, se abordará en la decimosexta etapa. Con excepción de Hinault, que lo hizo en las ediciones de 1980, 1982 y 1985, ningún corredor no italiano ha ganado el Giro en los últimos 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de mayo de 1987