Las empresas de asistencia en viajes serán controladas y deberán tener un capital mínimo de 80 millones

Las empresas dedicadas a la asistencia en viaje, que ya reúnen en España más de seis millones de clientes, deberán convertirse en aseguradoras de esta actividad para que puedan ser controladas como tales. Los primeros proyectos de la Administración apuntan a la necesidad de que dichas compañías tengan un capital mínimo de 80 millones de pesetas. Las más importantes tratan de forzar una limpieza del mercado, y opinan que esto será un freno para las sociedades piratas surgidas del auge de este tipo de servicios.

La Dirección General de Seguros, del Ministerio de Economía y Hacienda, ha confirmado que hay estudios pata aplicar a las empresas de asistencia la normativa comunitaria:, así como la ley y el reglamento de ordenación del seguro privado, que prevén la existencia de un ramo de asistencia en viaje. Una regulación en este sentido afectaría a la mayoría de las empresas que funcionan en España, gran parte de las cuales carece de los márgenes de solvencia y reservas propias del sector asegurador, pese al fuerte incremento de su negocio en los últimos años.De las cinco principales empresas de asistencia en viaje -Mondial Assistance, General Europea (GESA), Europa Assistance, Ayuda al Automovilista (ADA) y Real Automóvil Club de España (RACE)-, sólo GESA está dada de alta como compañía de seguros, según fuentes de la Dirección General de Seguros. La de mayores ingresos es Mondial Assistance, con cerca de 1.200 millones de pesetas, procedentes de 2,2 millones de clientes. GESA y Europa Assistance se aproximan cada una a los 1.000 millones de pesetas; la primera tiene algo más de 1,5 millones de clientes, y la otra, en torno a un millón. ADA y RACE, las de mayor tradición en España, apenas reúnen en conjunto medio millón de clientes.

Ninguna de las empresas grandes, que tratan actualmente de agruparse en tomo a una patronal denominada Asociación Nacional de Asistencia en Viaje (ANAV), ha mostrado preocupación ante los proyectos de la Administración., Al contrario, consideran que les beneficiará la clarificación del ramo de asistencia y la eventual posible desaparición de empresas piratas. Fuentes de Mondial Assistance han señalado que al amparo de la confusión existente, han proliferado "extrañas empresas" alguna de las cuales se ha descubierto que no tenía mayor respaldo para su clientela que el teléfono de un apartamento de Madrid, desatendido la mayor parte del día.

Exigencias mínimas

Para forzar esta limpieza del mercado, una de las primeras actuaciones de ANAV consistirá en pedir a la Administración que no sólo exija un capital mínimo, sino que excluya a las empresas que no puedan de mostrar la posesión de una red propia de asistencia tanto en España como en el mundo. El mayor problema que se les presenta es el de no provocar la oposición de ADA y RACE, especializadas en la asistencia técnica de vehículos y que cuando deben afrontar la de personas suelen recurrir a otras empresas o particulares, Dolores Barahona, responsable de régimen legal en la Dirección General de Seguros, ha precisado que los estudios iniciales no permiten anticipar por ahora la futura normativa, si bien apuntan a que compañías como las citadas dispongan de un capital mínimo de 80 millones, 40 desembolsados.El auge reciente del las empresas de asistencia en viaje, y en especial de las tres primeras se ha basado en la oferta o contratación de sus servicios por las compañías de seguros que más trabajan el ramo del automóvil. De las 170 mayores aseguradoras operantes en España, 110 han vinculado a sus asegurados con Mondial, Europa y GESA, las dos primeras francesas y la tercera de capital español, pero desarrollada en Francia. Por cada asegurado cobran unas 2.200 pesetas al año, mientras que las tarifas de los clientes captados directamente pueden situarse en torno a las 20.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de mayo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50