Intensa búsqueda de un nino de cuatro años desaparecido en Zaragoza

El niño David Badía Burillo, de cuatro años de edad, desaparecido el pasado jueves mientras jugaba con su hermano de seis años y otros amigos cerca de su casa en el barrio zaragozano de Casetas, continuaba ayer sin aparecer, pese a la intensa búsqueda. David, rubio y de ojos azules, vestía en el momento de desaparecer un pantalón vaquero corto y un jersei amarillo con rayas azules.

A los efectivos de la Policía Municipal, la Guardia Civil, los bomberos y vecinos voluntarios del barrio se sumaron ayer en las tareas de rastreo una avioneta y perros adiestrados, traídos especialmente desde el País Vasco.La hipótesis de que pueda tratarse de un rapto adquirió mayor consistencia en las últimas horas tras las manifestaciones de una niña de cinco años que jugaba con David en el momento de su desaparición. La pequeña contó al padre de David, Javier Badía,que mientras se encontraban jugando ella y otros dos niños más, llegó un hombre "muy alto" y los invitó a subir al coche. Los trasladó a las afueras de la localidad y, según el testimonio de la pequeña, mientras los demás abandonaron el coche, "a David le engañó diciéndole que lo iba a llevar a una pastelería a comprarle un pastel".

Esta pista, aunque ha sido acogida con prudencia, pudiera tener visos de realidad, barajándose la posibilidad de que el móvil del rapto fuera el apropiarse del niño por parte de algún matrimonio sin hijos, más que el de pedir un rescate, dada la situación económica de la familia.

El padre de David trabaja en la factoría de General Motors en la localidad próxima de Figueruelas (Zaragoza).

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 26 de abril de 1987.

Lo más visto en...

Top 50