Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento no se hace cargo de las 500.000 personas que viven en 198 colonias

Madrid cuenta con 198 colonias no recepciondas, es decir, se encuentran en su suelo urbano, pero el Ayuntamiento no reconoce obligaciones a la hora de dotarlas de los servicios que disfrutan el resto de los barrios de su término municipal. En estas colonias viven 500.000 personas.Esta circunstancia coloca a una serie de habitantes en una situación de inferioridad en la dotación de servicios, muchas veces tan importantes como el alumbrado, una pavimentación adecuada, o el mantenimiento de zonas verdes, pese a que los afectados deben cumplir con sus obligaciones de pagar los correspondientes impuestos.

A esta irregular situación se ha llegado, generalmente, por el incumplimiento por parte de la promotora de turno de sus obligaciones. Abandonan a su suerte al barrio una vez que ha concluido sus viviendas, haciendo caso omiso de sus obligaciones con el Ayuntamiento, o con los vecinos.

Según un estudio municipal, de los 18 distritos, 15 cuentan con urbanizaciones que no son reconocidas como responsabilidad municipal. La Latina, con 58, es el distrito con mayor número de este tipo de colonias. Le sigue Carabanchel con 21, y San Blas y Hortaleza, con 15 y 16, respectivamente.

El citado informe municipal, que desglosa los costes de terminación de las urbanizaciones hasta el último detalle, refleja que el terreno total afectado por las malas condiciones de urbanización ocupa 1.191 hectáreas y afecta a 120.000 viviendas. La inversión necesaria para dotar de los servicios completos a estas colonias sería de 8.513 millones de pesetas.

Vicente Díaz Zazo, concejal de Alianza Popular y especialista en cuestiones urbanísticas, responsabiliza al Ayuntamiento de esta situación, basándose "en la necesidad de no crear ciudadanos de segunda, con menos prestaciones municipales que otros".

"Además, existe una sentencia del Supremo de 1982 en la que, con motivo del caso Saconia, sentó la doctrina de que el Ayuntamiento debería hacerse cargo de las colonias no recepcionadas, cuando se venga haciendo uso de sus viales de forma pública y generalizada", explicó Díaz Zazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 1987