Crítica:DESDE HOY, NUEVA PROGRAMACIÓN EN TVECrítica
i

Ibáñez Serrador está muy preocupado por el cambio de día del 'Un, dos, tres.,

Televisión Española estrena hoy tres programas como primera entrega del gran paquete de novedades anunciadas para este segundo trimestre. Cabe destacar el espacio de Jesús Hermida, Por las mañanas, ya que cubre un horario que hasta ahora quedaba desasistido. Vuelve el decano de los concuros televisivos, el Un, dos, tres..., un divertimento creado por Ibáñez Serrador que en las noches de los viernes alcanzó las máximas cotas de audiencia y que ahora, en la noche de los lunes, perderá previsiblemente la mitad de la misma. Inmediatamente después entra en antena un novisimo espacio, ¿... Y usted, qué opina?, cuyo máximo atractivo es su despliegue de medios técnicos.

Narciso Ibáñez Serrador está seriamente preocupado por la suerte de Un, dos, tres..., el decano de los programas de entretenimiento, e incluso tiene el presentimiento de que puede ir a morir, como los grandes paquidermos, al lugar en que empezó allá por 1972: en el estudio 1 de Prado del Rey, un lunes por la noche. Los directivos quieren subir la audiencia de los lunes a costa del Un, dos, tres..., pero a Ibáñez Serrador, que conoce y ha estudiado a fondo el mercado televisivo, no le salen las cuentas. "Es una jugada muy fuerte, y yo respeto mucho a Pilar Miró", dice, "y si le sale, habrá que quitarse el sombrero y hasta el pelo".El concurso mantiene su formato y casi los mismos personajes de la etapa que concluyó en marzo del pasado año: se incorporan, entre las azafatas, dos españolas y dos jóvenes inglesas, Beverly y Jenny, seleccionadas en el Reino Unido, según el director, por sus dotes para el baile; nuevas mascotas, Boom y Crack, que prolongan esa dicotomía de la buena o mala suerte de los concursantes, del chollo y del antichollo,- la firma alimenticia Nutrexpa patrocina la participación de los sufridores. Continúan Mayra Gómez Kerrip, Beatriz Carvajal, Raúl Sender y otros cómicos habituales, los automóviles de Seat y los lubricantes CEPSA, que pueden deparar el premio máximo del concurso (hasta 10 millones de pesetas). El dinero que pagan a TVE estas firmas compensa con creces, según Ibáñez Serrador, los 11 millones de pesetas de presupuesto por emisión, de manera que no caben dudas, prosigue, sobre la rentabilidad del mismo. TVE sacó a concurso y adjudicó en 6.500.000 pesetas los 20 segundos que se reservan para la imagen del coche, que ha sido durante años uno de los principales premios.

El concurso no cambia de fórmula, pero sí han sido alteradas dos condiciones muy importantes en su producción y emisión. Ya no se graba en el plató de los Estudios Roma, que ha sido reservado para el nuevo programa estrella de TVE: el musical Sábado noche. La grabación se efectúa en el estudio 1 de Prado del Rey, de menores dimensiones.

Pero la principal alteración efectuada por TVE es el cambio en el día de, emisión: de la noche de los viernes a la noche de los lunes. Constituye, junto con el cambio de la película estelar de los sábados (que ha pasado al lugar del Un, dos, tres ..., el principal riesgo de los progra madores y del actual equipo directivo. Significa, según Ibáñez Serrador, que sabe de memoria los datos del Estudio General de Medios (EGM), pasar de una audiencia media de 18 millones de telespectadores a seis millones."

Está demostrado que Un, dos, tres... aporta un incremento del 35% respecto a la audiencia diaria de ese bloque horario. La audiencia de los viernes se situaba en torno a los 16 millones de espectadores a las nueve de la noche para subir a 18,5 millones a las once de la noche. En la noche de los lunes ocurre exactamente lo contrario: ocho millones de espectadores a las nueve de la noche y cuatro millones a las once. Será un éxito subir a nueve millones de espectadores, pero que no se nos pida acercarnos a la audiencia de los viernes porque es imposible".

"Y eso es normal. La gente ve más televisión los viernes que los lunes, está más contenta los viernes por la noche que los lunes por la noche. Y, sobre todo, puede ser visto por los niños. Ni en mi casa podrán verlo, aunque sea el programa de su padre, ya que tienen que madrugar para ir al colegio".

Ibáñez Serrador no para de dar vueltas a estos problemas, sobre todo porque está preparando un proyecto de superconcurso Un, dos, tres... para toda América Latina en el ámbito de la programación del V centenario, si es que en TVE acaban de dar el visto bueno a la producción. Ibáñez Serrador se ha hecho una especie de sketch en la cabeza: "El padre que viene cansado del trabajo y les dice a los niños: a la cama, que mañana hay cole. Los niños: papá, que queremos ver el Un, dos, tres... Y el padre que se cabrea más: nada, a la cama. Lógicamente, termina por imponerse el padre, que, ya cabreado por la discusión con el hijo, se sienta a ver el Un, dos, tres... Suena la musiquita, el niño se levanta de la cama y asoma la cabeza por la puerta porque quiere ver el programa. Fin del sketch: el padre, más cabreado, cambia y pone la película de la segunda cadena para que el niño le deje en paz. Si esto se repite, puede que hasta tengamos un bajón de audiencia".

Y se podría apostillar que el director tiene aquí una buena coartada contra las críticas o la suerte adversa: era un buen programa muy mal programado.

Un, dos, tres... se emite hoy, a las 21.15, por TVE-1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de abril de 1987.