Cuomo se hace a un lado

El gobernador Mario Cuorno puede que nunca haya intentado aspirar seriamente a ser nomina do a la presidencia por el Partido Demócrata, pero sería difícil en contrar a alguien que le creyera. Comenzando con la Convención del Partido Demócrata de 1984, el mundo del melodrama y de los medios de información creó su propio y continuo Cuomo. Como gobernador, Cuomo sigue siendo brillante, a menudo emotivo, un virtuoso en el debate, a veces lo suficientemente vanidoso para utilizar un pequeño apoyo en un momento decisivo, que hubiera superado más fácilmente con un argumento sólido. Luchará con la que es la más difícil de las decisiones: cuándo delegar la responsabilidad.26 de febrero

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de febrero de 1987.

Lo más visto en...

Top 50