Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guruceta fallece en un accidente de tráfico

El árbitro guipuzcoano José Emilio Guruceta Muro, de 45 años de edad, falleció ayer en un accidente de tráfico ocurrido alrededor de las 13.30 en el kilómetro 115 de la autopista A-2 Barcelona-Zaragoza, en el término municipal de Fraga (Huesca). El accidente, en el que también murió el juez de línea Eduardo Vidal Torres, de 30 años, se produjo al derrapar sobre el asfalto mojado por la lluvia el BMW 323i (AL-6530-AG), que conducía el propio Guruceta, y empotrarse su parte trasera en la caja de un camión Ebro (B-2085-AJ) del servicio de mantenimiento de la autopista, estacionado en el arcén izquierdo de la vía, señalizado con conos. En el accidente sufrió serias heridas Antonio Coves Antón, de 34 años, también juez de línea.

MÁS INFORMACIÓN

Guruceta, que recibirá sepultura hoy en San Sebastián; Vidal y Coves se trasladaban a Pamplona, donde anoche debían dirigir el encuentro Osasuna-Real Madrid, de la Copa del Rey, que finalmente fue arbitrado por el aragonés José Donato Pes Pérez.Coves, que fue ingresado en la clínica de la Seguridad Social Arnau de Vilanova, de Lérida, relató cómo se había producido el accidente: "íbamos a algo más de 100 kilómetros por hora. Llovía y, curiosamente, Guruceta nos había dicho que teníamos mucha suerte de que condujera él, pues, como vasco, estaba acostumbrado al agua". Siempre según Coves, el coche patinó al pasar por encima de un charco de agua. "En ese instante, Emilio trató de controlar el vehículo, giramos varias veces sobre el eje, dimos un par de golpes en el guardarrail de la izquierda y, finalmente, mientras gritábamos '¡nos vamos a matar!', nos estrellamos de culo contra un maldito camión que estaba estacionado en el arcén izquierdo".

Guruceta, que conducía el coche, y Vidal, que iba en el lado derecho del asiento trasero, fallecieron en el acto, mientras que Coves, que viajaba en el asiento del copiloto, sufrió heridas de consideración, pero pudo salir por una ventana. "Inmediatamente me di cuenta de que mis dos amigos y compañeros estaban muertos. A Vidal tan sólo pude verle una mano debido al estado en que quedó el coche".

El accidente se produjo circulando en dirección a Zaragoza, a la altura del puente sobre el río Cinca, y, según informó el Gobierno Civil de Huesca, el camión estaba realizando obras de mantenimiento en la autopista y su posición estaba correctamente señalizada.

Guruceta, que el pasado sábado había sido ovacionado por su actuación en el encuentro Español-Mallorca, pasó los últimos tres días en Barcelona, donde realizó diversas gestiones relacionadas con su negocio de calzado. A primera hora de la mañana de ayer, se trasladó al aeropuerto de El Prat, de Barcelona, donde esperó la llegada de sus dos jueces de línea, que viajaron de Alicante a Barcelona en el vuelo de Iberia número 720, que aterrizó a las 9.11 horas.

Siempre con urgencia

Diversos árbitros de Primera mostraron ayer su enfado por la forma en que deben realizar algunos de sus desplazamientos. El catalán Mazorra Freire, que el pasado domingo provocó la polémica en el encuentro Real Madrid-Cádiz, manifestó al conocer la noticia: "Siempre tenemos que tomar la carretera con urgencia, pues intentamos perder el mínimo tiempo posible en nuestros desplazamientos".Urío Velázquez, amigo de Guruceta desde hace 22 años y único árbitro en Primera del colegio guipuzcoano en estos momentos, dijo: "Siempre fue mi maestro, desde que hace muchos años empecé ayudándole en la banda". Urío recordó que "Guruceta fue amigo de todos los árbitros". Como anécdota, su compañero comentó: "Siempre le gastábamos bromas con el pelo porque tenía un cuidado especial. Era muy coqueto".

"Guruceta era un viejo, amigo, un gran árbitro, y su desaparición me provoca un dolor infinito", comentó José Plaza, presidente del Comité Nacional de Árbitros. El comité y la Federación Español de Fútbol, que decretó jornada de luto ayer, decidieron que el colegiado aragonés Pes Pérez se trasladara urgentemente a Pamplona para dirigir el Osasuna-Real Madrid."Si de mí hubiera dependido", comentó Pes Pérez, "el partido se habría suspendido", informa José Damián González.

El árbitro aragonés, cuya madre murió el pasado domingo, lo que se le ocultó hasta el término del encuentro Athlétic-Sevilla, que él dirigió, fue quien comunicó la desagradable noticia a Plaza. Declaró también que Guruceta había sido su ídolo, un gran amigo, y afirmó que, aunque se sentía muy afectado por su muerte, dirigió el partido de El Sadar porque es "disciplinado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de febrero de 1987

Más información

  • El coche que conducía el árbitro se estrelló en Fraga contra un camión parado en un arcén