Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles ven el futuro con optimismo al comenzar 1987

Con 1986 los españoles dicen adiós a una década de desencanto, según muestra un sondeo realizado para EL PAÍS por el Instituto Demoscopia sobre el tono vital de la sociedad ante el inicio de 1987. Sólo el 10% de los entrevistados se muestra temeroso frente al nuevo año, frente a un 70% que confía esperanzado en las perspectivas económicas y vitales. La muestra revela un mayor grado de conformidad de la sociedad española consigo misma y un nivel de ilusión comparable al que se sentía en 1976. Las preferencias de la mayoría se inclinan por el verano como estación, el sábado como día de la semana, el azul como color, y el arroz y las naranjas como platos más apetecidos.

El sentimiento de que la economía está mejorando ha experimentado un incremento de un 30%, sólo en el segundo semestre de 1986, y si se le compara con la situación de hace dos años esta valoración positiva asciende a un 100%, según la encuesta, realizada a 1.200 personas mayores de 18 años entre los días 12 y 18 del pasado mes de diciembre. Los votantes del PSOE y PCE y los empleados de oficina, tanto del sector público como el privado, son quienes encabezan este optimismo económico frente a 1987.Durante los días de Navidad los españoles declaran gastar más del doble que cualquier otro mes, se muestran más generosos y lamentan el paso del tiempo por encima de cualquier otra carencia. Sólo los divorciados se quejan de la falta de cariño durante esos días. En este sentido, las mujeres españolas se sienten más queridas y más ricas que las francesas.

Sobre los gustos más comúnmente compartidos por los españoles destaca una preferencia absoluta por el verano como estación favorita. El sábado es el día más mencionado de la semana y el color azul es el escogido para ropa de vestir, seguido por el negro, el rojo y el gris. Más de la mitad calzan menos del 39.

Un 73% de los encuestados menciona al coche como regalo más apreciado, por encima de las joyas y la ropa. La paella destaca a distancia entre los platos más apetecidos, y, como postre, las naranjas y las manzanas, por este orden.

La muestra revela una recuperación de la imagen positiva de la Iglesia y una mayor integración social y política de los españoles. Por el contrario, la imagen de los gobernantes ha sufrido un deterioro.

Páginas 12, 13 y 14 Editorial en página 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 1987

Más información

  • Sondeo de EL PAÍS sobre el pulso vital de la sociedad