Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumenta el número de deportistas españoles que consumen sistemáticamente estimulantes

El número de deportistas españoles que consumen estimulantes de forma controlada y sistemática va en incremento. Esta ingestión generalizada rebasa en ocasiones el límite de lo prohibido, lo que provoca la aparición de resultados positivos en los correspondientes análisis antidroga. En los últimos cinco años se han detectado en los laboratorios de Madrid 92 muestras que probaban la existencia de un incuestionable consumo de drogas y muchísimos casos en los que la ingestión ha rozado el límite permitido.

Desde que se realiza el control antidroga en el deporte español, a partir de 1969, se han detectado 319 casos positivos. Corresponden a ciclismo (259), atletismo (18), halterofilia (17), boxeo (7), remo (5) y piragüismo (3). De los 10 casos que restan, tres pertenecen a deportes no determinados y siete, los correspondientes a este año, a otros cuya especificación todavía no es oficial. Los únicos deportes que realizan controles sistemáticos son ciclismo (10.266 muestras en los últimos años), atletismo (790), piragüismo (683) y halterofilia (378).Los deportistas se drogan mayoritariamente para estimular su sistema nervioso con anfetamina y efedrina. Ambas sustancias pertenecen al bloque de los estimulantes, uno de los cinco que están prohibidos. La segunda vía elegida para mejorar el rendimiento deportivo se encuentra en la nandrolona, un anabolizante que incrementa la masa muscular.

Hay otros tres paquetes con sustancias que son considerados como doping. Son minoritariamente empleados. Se trata de los narcóticos que sirven para calmar dolores; los betabloqueantes, para tranquilizar, y los diuréticos, para adelgazar. Los análisis prueban su uso, pero no sistemático, y sujeto a necesidades transitorias.

26 tazas de café

Los análisis realizados detectan que el número de deportistas que se drogan de forma sistemática y controlada, evitando rebasar la frontera, va en incremento. Dar positivo en un control no es fácil si no se ha tomado ninguna sustancia prohibida de manera artificial. Hay un margen amplio hasta la frontera de lo que se considera doping. Pese a ello, el número de deportistas que roza ese límite es cada vez mayor. Cabe deducir que toman sustancias prohibidas bajo control, de tal manera que siempre estén en la legalidad.Hay un ejemplo claro. La cafeína, un estimulante, se considera doping cuando aparece en el organismo una cantidad que equivale a la de 28 tazas de café. Los análisis revelan que hay deportistas que presentan el equivalente a 26. Es obvio que esta cantidad no se encuentra en el cuerpo si no es a través de la ingestión de un producto farmacéutico que contenga cafeína.

El deportista no ha desbordado los límites de la frontera de lo que se considera oficialmente doping, pero sí está bajo control en la utilización sistemática de estimulantes, ya que de otra manera no habría sido posible afinar tanto en la búsqueda de mejorar el rendimiento.

Otro ejemplo, éste correspondiente al uso de anabolizantes, es cómo los deportistas han ido sustituyendo la ingestión de nandrolona por testosterona. Esta segunda sustancia permite mayores márgenes de utilización porque está presente de manera natural en el organismo. Ocurre que, si se considera producto estimulante a partir de un factor, que puede ser gráficamente el número 6, a los deportistas de elite se les mide hasta el 5 cuando años atrás el índice que daban era el 1.

Esta utilización controlada de los estimulantes es defendida por los médicos, técnicos y deportistas que las emplean. Argumentan que es ética porque no supera los límites permitidos y ayuda a competir en igualdad de condiciones con rivales de otros países. De ahí, que, cuando se produce un caso positivo, lo que ocurre con relativa frecuencia, las federaciones se resisten a dar publicidad al asunto.

Erradicación

La realidad de que la alta competición obliga al consumo controlado de drogas choca frontalmente con el interés de la administración deportiva. Ésta, a través del Instituto de Ciencias de la Educación Física y el Deporte, desea erradicar por completo la utilización de drogas en el deporte. El propósito no es compatible con el deseo de que los deportistas españoles ganen el mayor número de medallas posible en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 porque ello obliga a proseguir una labor de investigación no deseada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 1986

Más información

  • 92 casos positivos de 'doping' en los últimos cinco años