Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:PROYECCIONES DE UN NUEVO SINDICALISMO

Los técnicos, y cuadros necesitan su unión

El autor aborda la necesidad de que los técnicos, los cuadros y los mandos intermedios de las empresas se afilien a los sindicatos de clase. La realidad cambiante del mundo del trabajo ha proyectado también una visión diferente de la del pasado en las centrales sindicales, que tienden, cada vez mas, a evitar las cada vez visiones simplistas de un problema que permanece de actualidad en todos los países desarrollados. El secretario general de la Unión General de Trabajadores entiende que este cambio dentro de su sindicato significa una apuesta muy fuerte para el mismo y que la sindicación de este colectivo de profesionales significa la única vía de integración de los mismos en el mundo del trabajo.

A estas alturas no pueden caber dudas sobre la necesidad de que los técnicos, cuadros y mandos intermedios de las empresas se afilien a organizaciones que los representen y defiendan sus intereses.Tanto la experiencia internacional como la realidad que puede constatarse en nuestro país demuestran que la participación de estos profesionales, hombres y mujeres, en sindicatos fuertes y que expresen con fidelidad sus inquietudes, sus necesidades, sus reivindicaciones, es la única vía para lograr su integración plena y armónica en el mundo del trabajo, combinando la defensa de los derechos que derivan de sus específicas condiciones laborales con las del conjunto de los trabajadores.

Objetivos simultáneos

La Unión General de Trabajadores ha venido propugnando la imprescindible puesta en marcha por el sindicato de políticas que tengan como objetivos simultáneos abrirnos plenamente a la cambiante realidad del mundo del trabajo y dinamizar la acción sindical imprimiéndole un contenido nuevo y permanentemente renovado.

Y las Jornadas Constituyentes de la Unión de Técnicos y Cuadros que realizó la Unión General de Trabajadores en Madrid los días 26 y 27 de septiembre constituyen una expresión de ello.

Estas jornadas, que no son sino el cumplimiento de una importante resolución de nuestro 34º Congreso, pretenden dar respuesta -tanto desde el punto de vista organizativo como del de la propia política sindical- a un reclamo reiteradamente formulado que hemos asumido plenamente: los técnicos y cuadros tienen determinados problemas específicos que les afectan y el sindicato debe tener plena sensibilidad hacia ellos.

La comprensión

La situación de estos trabajadores no ha sido siempre bien comprendida. Así, mientras desde el punto de vista de sus relaciones con los titulares de las empresas existen controversias comunes a todos los trabajadores -como serían las retribuciones, la clasificación profesional o las propias condiciones de trabajo desde la óptica del conjunto de aquéllos-, se los ha considerado en no pocas ocasiones, y esta postura ha tenido indudable influencia en los sindicatos de clase, como una especie de prolongación del empresario.

En la Unión General de Trabajadores hemos superado esa visión simplista de los hechos, partiendo de la constatación ineludible que hay paro también en este sector de profesionales, que las crisis de las empresas les afectan tanto como pueda hacerlo a cualquier otra categoría o grupo de los que trabajan en ellas, que el vertiginoso desarrollo tecnológico requiere de ellos, como del que más, un constante reciclaje profesional.

Y hemos manifestado también que la influencia personal que los técnicos y cuadros pudieran tener en las decisiones empresariales ha ido disminuyendo a medida que la tecnología y los sistemas de organización del trabajo se han complejizado. De esta manera, y aunque pueda parecer paradójico, junto a la trascendencia económica y organizativa de sus saberes, los técnicos y cuadros contemplan cómo sus conocimientos se parcelan, pierden el dominio sobre el control de los mismos y ven recortadas sus aspiraciones de desarrollo profesional.

La decisión del reciente congreso ha significado una apuesta muy fuerte de nuestra organización en favor de que se integren con nosotros los técnicos y cuadros para asumir la defensa de sus específicos intereses en el seno de un sindicato que pretendemos sea fuerte y plenamehte abierto para afrontar las mutaciones constantes que se producen en las empresas.

Somos plenamente conscientes que un número considerable de estos profesionales no se acercará a nosotros por razones políticas o ideológicas, sino en función de que podamos demostrarles que es perfectamente posible compatibilizar los planteamientos de las cuestiones que les afectan con la defensa solidaria del conjunto de la clase trabajadora, que constituye la base fimdamental de la Unión General de Trabajadores.

Y sabemos también que la clase trabajadora de hoy, que ha disminuido en los sectores tradicionales y aumentado enormemente en los servicios, poco tiene que ver con la de hace 50 años. En estos momentos, los técnicos y cuadros representan algo más del 10% de los trabajadores españoles y su importancia va a crecer tanto cuantitativa como cualitativamente. Por tanto, la gran diversificación que se produce dentro de la población laboral necesitará contar en el futuro con un movimiento sindical más plural y más diversificado.

Retos actuales

La UGT va a demostrar una vez más que está a la altura de los tiempos, que sabe responder a los retos actuales; por esta razón, el gran paso que representa la celebración de las jornadas constituyentes es un motivo de satisfacción para nosotros.

Nicolás Redondo es secretario general de UGT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 1986