Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concejal de Personal niega que haya discriminación en las oposiciones

El número de contratados que, por el hecho de haber trabajado en la Administración local, se beneficiará a la hora de opositar a una de las 450 plazas convocadas por el Ayuntamiento de Madrid no llega al 1 % de las 22.000 personas que presentaron instancia, según Juan Lobato, concejal de Personal, en respuesta al portavoz del PCE, Francisco Herrera. Éste había declarado (véase EL PAÍS del lunes) que "existe una clara discriminación de la inmensa mayoría de opositores con respecto al personal actualmente contratado por el Ayuntamiento, la mayoría de los cuales accede a las pruebas selectivas con 4,5 puntos sobre 10".Según Lobato, las personas que pueden contar con esos 4,5 puntos no llegan a una docena. "Del 1% que se puede beneficiar, la mayor parte tiene sólo 0,2 puntos o 0,4 puntos por haber trabajado uno o dos meses antes del 2 de abril de 1985, y eso no porque se lo haya inventado el Ayuntamiento, sino porque está fijado por el desaparecido Ministerio de Administración Territorial en un decreto con el que el Ayuntamiento mostró su desacuerdo".

Con respecto a los ingresos municipales en concepto de derechos de examen, evaluados por Herrera en 25 millones de pesetas y considerados por él como "un tratamiento abusivo de la corporación", Lobato afirmó que la citada cantidad es exagerada, pues más de 11.000 de los opositores se han presentado para cubrir las plazas de ordenanzas, y para ello han pagado 500 pesetas, mientras el resto pagaba entre 500 y 2.000 pesetas. "El dinero se está empleando en alquilar locales para los exámenes y pagar dietas a los miembros de los jurados que vienen de fuera. Eso sin contar lo que cuesta la corrección de los tests por medios informáticos", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de octubre de 1986