Fraga destituye al presidente de AP de Madrid

El presidente de Alianza Popular (AP), Manuel Fraga, destituyó ayer a Carlos Ruiz Soto en su cargo de presidente de AP de Madrid, según los poderes que le otorgó la junta directiva regional. Este órgano, a través de Gabriel Usera, presentó una moción de censura contra Ruiz Soto y confirió a Fraga el poder de nombrar a la sustituto. Doscientos cuarenta y siete miembros de los 259 asistentes votaron a mano alzada, ante Fraga, su reprobación, una vez que Ruiz Soto manifestó su intención de no dimitir y abandonó la sala seguido por siete militantes de Madrid. En los próximos días se creará una comisión gestora que conduzca a la organización madrileña hasta que se celebre un congreso extraordinario.

Los acontecimientos sucedieron tal y como los críticos habían previsto. Manuel Fraga asistió ayer, a petición propia, a la reunión de la junta directiva regional de Madrid para "provocar", según palabras de los disidentes, una votación en contra de Carlos Ruiz Soto. Antes de que ello sucediera, el interesado pidió la palabra para anticipar su decisión de no dimitir. Ruiz Soto no se privó de resaltar que la asamblea "estaba coaccionada por la presencia del presidente". "Pedí que se votara en conciencia, pero ya sabía el resultado porque un pulso entre Fraga y yo siempre sería negativo para mí", narró Ruiz Soto.La causa formal por la cual ha sido alejado de su puesto es su propuesta de que Manuel Fraga fuera candidato a la alcaldía de Madrid. "Yo no creo que ése sea motivo suficiente. Fraga, a mediados de agosto, manifestó que era una propuesta que pensaría. Incluso un pariente suyo, creo que una hija, se mostró favorable a ello: espero que no tome medidas", dijo Ruiz Soto en el único momento de sorna que se permitió, ya que su tono y su gesto eran de pesadumbre. Según él, la forma en que se le había "acosado y hostigado" está muy alejada de lo que debe ser una actuación de un partido democrático.

Simultáneamente, en la sede de AP, se celebraba una reunión informativa, presidida por el secretario general, Alberto Ruiz Gallardón, quien describió el clima de la efectuada antes por la directiva regional. "Pocas veces he visto tanta aclamación y tanto entusiasmo hacia nuestro presidente nacional", dijo. Como ya es habitual, Alberto Ruiz Gallardón negó que existiera crisis en AP. "La moción presentada arrojó 239 votos a favor, cinco en contra y tres abstenciones". Esta votación se produjo a mano alzada, en presencia de Fraga, una vez que Ruiz Soto y otras siete personas habían abandonado la sala.

La moción de censura contra Ruiz Soto fue presentada por el diputado regional Gabriel Usera en los términos siguientes: "Los recientes acontecimientos en torno a la eventual candidatura de Manuel Fraga a la alcaldía de Madrid han puesto de manifiesto la falta de identidad entre los proyectos políticos de algunos dirigentes regionales de Madrid y el presidente nacional, creando entre el electorado una situación de confusión y desconfianza que necesariamente ha originado desprestigio y pérdida de imagen del partido". En esta opción se considera que Alianza Popular de Madrid tiene que actuar "a través de personas íntegramente identificadas con nuestro líder nacional".

Tras la moción, la junta directiva regional, después de expresar su total identificación con el liderazgo de Manuel Fraga, "invitó formalmente a la ejecutiva regional a que presente su dimisión", facultando al presidente nacional para presentar a la próxima junta directiva nacional una propuesta de junta gestora. Ése fue el momento en el que Fraga ratificó su confianza en el vicepresidente y en los dos adjuntos de la organización madrileña y no así en el presidente, Carlos Ruiz Soto. La interpretación la realizó Alberto Ruiz Gallardón: "Está claro que Ruiz Soto ha cesado en el ejercicio de sus funciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de septiembre de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50