Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

50 muertos en el fin de semana que cierra las vacaciones

Cincuenta personas han fallecido a lo largo de este fin de semana, que ha coincidido con el término de las vacaciones estivales para la mayoría de los españoles. Según datos provisionales facilitados a última hora de ayer por la Dirección General de Tráfico, en las tres primeras jornadas de la operación retorno, que finaliza hoy, lunes, se han producido un total de 37 accidentes, en los que, además de las 50 víctimas mortales, han resultado heridas graves otras 48 personas. El mal tiempo reinante y la lluvia que cayó ayer en algunas zonas contribuyó a alguno de los accidentes.

No obstante este resultado negativo, —equiparable al que se registró en la operación retorno del año pasado que se saldó definitivamente con 47 muertos en 39 accidentes—, fuentes de Tráfico destacaron como un dato muy positivo la ausencia de retenciones en las principales carreteras, ya que los automovilistas han optado por un regreso muy escalonado a sus hogares. El mayor número de víctimas se registró ayer, domingo, con 19 fallecidos en 15 accidentes, seguido por el sábado 30 de agosto, con 17 muertos en 13 accidentes, a los que hay que sumar las 14 personas fallecidas en las primeras horas de la operación.

Los accidentes de ayer se produjeron en las carreteras de Cantabria, Granada, Almería, Cáceres, Asturias, Navarra, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Zaragoza, Cuenca y Málaga. En esta última ciudad hubo ayer dos accidentes, con un total de tres víctimas mortales y ocho heridos de gravedad. En uno de los siniestros se vio implicado un coche ocupado por marroquíes que atravesaba Málaga en ruta hacia Francia.

Normalidad en el Estrecho

La mayor afluencia de coches marroquíes en las carreteras españolas se registró, no obstante, el pasado jueves, y fue descendiendo a partir del viernes, de forma que ya el sábado la normalidad en el puerto de Ceuta era prácticamente total, aunque a esta ciudad llegaron ayer cerca de 6.000 vehículos. Las carreteras malagueñas han soportado también durante la última semana de agosto un intenso tráfico, dado que unos 150.000 vehículos han abandonado la Costa del Sol en los últimos días. El fin de semana la circulación ha sido especialmente intensa.

La salida de veraneantes comenzó en la Costa del Sol a principios de la pasada semana, sobre todo por parte de cordobeses y jienenses. Esta circunstancia ha permitido que durante el fin de semana la circulación en la N-340, que atraviesa la Costa del Sol, y en la N-32l, principal salida de la capital hacia el Norte, haya sido bastante fluida.

Las mayores retenciones se produjeron entre Torremolinos y Málaga capital así como en las travesías de Benalmádena costa y Marbella. En estos puntos la intensidad del tráfico ha superado los 110.000 vehículos día. Especialmente conflictiva ha resultado la salida de la capital, ya que la inexistencia de una vía de circunvalación hace que todos los vehículos tengan que cruzar el casco urbano, tanto los procedentes de la zona occidental como de la oriental.

El descenso de tráfico fue especialmente sensible en la frontera de Irún, que ayer registró un movimiento de vehículos "menor incluso que en un día normal", según fuentes de la Policía autónoma vasca, después de que el pasado jueves se produjeran colas de casi 10 kilometros en el último tramo de la autopista Bilbao-Behovia.

El exceso de velocidad y las distracciones de los conductores son las dos causas de accidente más frecuentes, según Tráfico. También ocupan un importante lugar entre los motivos de sucesos de este tipo los peatones que se cruzan en la calzada y los adelantamientos indebidos. Todo ello al margen de las condiciones de las carreteras. De hecho el mayor número de víctimas se registra en las carreteras locales y comarcales y desciende sensiblemente en las nacionales, para ser casi nulo en las autopistas.

También la lluvia contribuyó a provocar algún siniestro, como el ocurrido en la mañana de ayer en la carretera de Barcelona, N-II, a la altura de la desviación a Canillejas, en el que al patinar sobre el suelo mojado un camión embistió a un turismo que circulaba en dirección contraria. Dos de los ocupantes de este vehículo resultaron heridos de gravedad (más información en la página 15). La niebla dificultó también el tráfico rodado en los kilómetros 51-60 de la nacional VI, a la altura de Guadarrama, y entre los kilómetros 8 al 40 de la carretera nacional 430, en el puerto de Almansa (Albacete).

Ventajas del mal tiempo

Sin embargo, el tiempo inestable contribuyó ayer a la ausencia de retenciones y grandes aglomeraciones de tráfico en las carreteras valencianas. Fuentes de la Guardia Civil de Tráfico indicaron ayer que la circulación era fluida en las carreteras de Valencia, Alicante y Castellón. El tiempo, que ha estado presidido por las nubes y la lluvia intermitente a lo largo de todo el fin de semana, despobló las playas y los principales centros turísticos de la costa.

"En realidad", comentó un portavoz de la Guardia Civil de Tráfico, "sólo los extranjeros que regresan de sus vacaciones y los españoles que han de incorporarse a sus domicilios habituales han frecuentado las carreteras valencianas durante los días de la operación retorno. Los valencianos han preferido quedarse en casa". Hasta última hora de ayer sólo se habían registrado tres víctimas mortales: una el viernes en Castellón, otra el sábado en Alicante y una tercera ayer en esta provincia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de septiembre de 1986

Más información

  • Tráfico destaca la fluidez de circulación en las principales carreteras