El perímetro de evacuación se ha quedado corto

LOLA LARA, El Consejo de Seguridad Nuclear está estudiando la posibilidad de ampliar a un área de 30 kilómetros la zona de evacuación. general en caso de emergencia nuclear, que en la actualidad comprende un radio de tres kilómetros alrededor de la central. En el plan vigente se contempla además, la evacuación de los llamados grupos críticos, es decir, niños y mujeres en edades fértiles en un área de cinco kilómetros. En un círculo -de diez kilómetros está. previsto el confinamiento de los habitantes y en uno de 30 kilómetros el control de aguas y alimentos.

Fuentes del Consejo creen muy probable" la ampliación de los márgenes de acción de lo planes de emergencia, a raíz del accidente ocurrido en Chernobil y que, ajuicio de buen número de expertos internacionales, obliga a la reconsideración de las medidas previstas en la actualidad.

Más información
Ascó 2, el traspié de una nuclear

Alguno de los 13 municipios de las comarcas tarraconenses incluidos en el área nuclear de Aseó rechazaron, en su día, el Plan de Emergencia Nuclear de Tarragona (PENTA) por considerar insuficiente el área de evacuación que, a su juicio, debía alcanzar una zona de 16 kilómetros en torno a la central. En la actualidad, los alcaldes del área creen que el margen adecuado sería de 30 kilómetros.

No fue éste, sin embargo, el único punto de discrepancia respecto al PENTA; los alcaldes de Riba-Roja d'Ebre, Flix y La Fatarella han solicitado reiteradamente un plan de mejoras urgentes en obras de infraestructura; las referentes a carreteras, red viaria, hospitales, etcétera, que facilitaran, en caso de necesidad, las tareas de evacuación y la, asistencia sanitaria a los posibles irradiados.

El asunto ha cobrado actuafidad a raíz de los últimos incidentes ocurridos en Ascó 2 y será tratado en la próxima reunión del Consejo Comarcal de Protección Civil que se celebrará el 6 de septiembre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El canon energético

Por su parte, fuentes de la dirección de Aseó interpretan que la solicitud de ampliación del área de evacuación responde a posturas interesadas de algunos municipios, que utilizarían esta exigencia como forma de presión para reclamar después el cánon energético, cantidad que el Estaido paga en concepto de compensación por "las fuertes contra.partidas negativas" que, según el Real Decreto de 1984, comporta la proximidad de una nuclear.

La Diputación de Tarragona, organismo encargado de distribuir el canon entre los municipios de la provincia, asegura que, en principio,, una modificación del PENTA no obligaría a variar los criterios de distribución.

Tarragona -que acoge a cuatro centrales nucleares- ocupa el tercer lugar de las provincias españolas en cuanto a la cantidad cobrada anualmente por tal concepto, que en 1985 ascendió a 2.100 millones de pesetas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS