Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Esto es un trato de borregos"

"Esto es un trato de borregos No se puede tener aquí a 3.000 personas toda la mañana para que sólo te pidan el nombre y el número de teléfono y ni te miren", declara una joven ¿Cómo se puede hacer una se lección sin datos, sin fotos? Sólo ponen cruces", añade la joven, abrazada a su novio y dispuesta a escribir una carta a los periódicos."A mí me han dicho: ¿Eres la de las botas? Ponte de pie que te veamos-, declara otra joven, con botas azules y minifalda vaquera. "¡Para dar el nombre!, para esto he estado esperando toda la mañana". "Me interesa esto y estoy segura de que, si me piden que improvise, me enrollo y me eligen", agrega.

El grupo disidente, que hace corro a la entrada del edificio, llega a la conclusión de que la convocatoria estaba mal hecha. Deberían haber pedido unos requisitos mínimos para no producir semejante avalancha. Nadie sabe, a ciencia cierta, cuántas van a ser seleccionadas.

El padre de una joven se dirige al grupo disidente: "Ésta es la prueba evidente de que el señor Solchaga miente, de que el paro existe y de que no se pueden rebajar las cifras. Cuando en este país se ofrece un empleo, acude la gente a millares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de agosto de 1986