Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicente Calderón decide presentarse a las elecciones para la presidencia del Atlético de Madrid

Vicente Calderón, ole 73 años, presidente del Atlético de Madrid, ha decidido ya presentarse a las próximas clecciones del club que, en virtud de las nuevas; leyes electorales planteadas por la comunidad autónoma madrileña, pueden retrasarse hasta comienzos del próximo año. Calderón cumplió el pasado viernes los cuatro años reglamentarios de su mandato presidencial y había dispuesto la convocatoria de elecciones para este verano. Calderón, que creará, si sale elegido, una presidencia adjunta, disfruta ahora de una prórroga legal que puede prolongarse hasta febrero o marzo de 1987.

El presidente atlético ha confesado a algunos íntimos su decisión de presentarse a la reelección, aunque se niega todavía a reconocer de manera oficial su decisión. Se limita a decir: "En su momento haré pública mi postura, porque yo también estoy en mi derecho de optar por el momento indicado para hacerlo".Calderón ha decidido ya presentarse, como ha decidido también la creación de: una presidencia adjunta, que ocupará un veterano socio que en la etapa de transición entre Alfonso Cabeza y la vuelta de Calderón rindió buenos servicios a la entidad. Todo ello no quiere hacerlo público para no rriostrar sus cartas antes de tiempo a otros eventuales candidatos.

Calderón medita también sobre el pequeño número de directivos de su actual junta que va a continuar si él sale reelegido, e incluso ha calculado ya su línea de respuesta, probablemente dura, a los precandidatos que han anunciado ya su intención de acudir a las elecciones, como el ex ministro de UCD Enrique Sánchez de León y Salvador Santos Campano, ex vicepresidente del club y colaborador directo de Calderón en su primera etapa de 17 años al frente del Atlético.

En este sentido, Vicente Calderón aguardia el momento en el que se fije la apertura oficial del proceso electoral para presentar su dimisión reglamentaria, convertirse en un socio más del club". "Ello me dará", asegura, "la posibilidad de responder a cuantas críticas se me han hecho sin la responsabilidad del cargo, y optar a la reelección".

Época de confusión

Calderón, por otra parte, afirma que el Atlético "no vive ninguna época de confusión", que sí existe en opinión de fuentes de la oposición, que consideran que la crisis radica sobre todo en los "continuos cambios de salud del presidente, la marcha de Luis y el retraso de las elecciones". "Nadie tiene culpa", replica Calderón, "de que Luis Aragonés se pusiera enfermo y nos viésemos obligados humanamente a aceptar su dimisión como entrenador, y tampoco yo soy el culpable de que la Administración nos obligue legalmente a esperar el nuevo reglamento electoral. También el Real Madrid tendrá que celebrar elecciones antes de 12 meses, pese a que celebró las últimas hace apenas un año. Tenemos que cumplir los trámites que tanto desde la Comunidad Autónoma como de la propia Federación Española de Fútbol nos han indicado".

"No hay vacío de poder", insiste el veterano presidente, aunque es lógico que cuando he sufrido hace unos meses una operación quirúrgica no pudiera estar en el hospital y en el club al mismo tiempo. Pero se han quedado al frente mis colaboradores, y el club sigue vivo, con nuevos jugadores que han reforzado la plantilla, y con aspiraciones".

Fuentes del Atlético indican. que si Calderón no se decide a hacer pública su decisión de presentarse a la reelección es, no ya sólo en una táctica dilatoria propia de su experiencia, sino por su íntimo deseo de que en el momento idóneo para exponer su candidatura se encuentre sin ningún problema de salud.

"Mi historia de servicio al Atlético", afirma Calderón, "-ahí está, me encuentro actualmeinte muy bien de salud, y no hay dejacion de obligaciones. La rápida y creo que correcta sustitución de Luis Aragonés por Vicente Miera es una prueba de ello".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de agosto de 1986

Más información

  • El presidente rojiblanco cumplió ya sus cuatro años de mandato y disfruta de una prórroga legal